Dónde alojarse en Edimburgo: las mejores zonas y barrios

Dónde alojarse en Edimburgo

Las mejores zonas donde alojarse en Edimburgo son las que se encuentran en el Old Town y el New Town. El área que comprenden ambos distritos son las más centrales de la capital escocesa. También son los más caros por lo que no está demás conocer otras alternativas.

Dùn Èideann, como se llama la ciudad en gaélico escocés, fue fundada en el año 1125 a orillas del fiordo del río Forth como un núcleo fortificado en lo que hoy se considera la Old Town. De hecho, su nombre en gaélico significa “fuerte de Eidyn”.

A lo largo de la historia, Edimburgo se ha consolidado como uno de los centros culturales más importantes del Reino Unido. Primero con la fundación de la Universidad de Edimburgo en 1582, hoy uno de los centros de estudio más importantes del mundo en carreras técnicas como informática y, sobro todo, por liderar el periodo ilustrado del siglo XVIII en las islas británicas con los aportes de filósofos y economistas como David Hume y Adam Smith.

Desde ese periodo, a muchos les gusta llamar a Edimburgo la “Atenas del norte”, tanto por su carácter académico como por su parecido con la antigua ciudad griega. De hecho, hay una imitación al Partenón de la vieja Atenas en la ciudad: el Monumento Nacional de Edimburgo.

Este monumento, junto a los barrios de Old Town y The New Town consiguieron que la UNESCO declarara Patrimonio de la Humanidad en el año 1995 a parte de la ciudad.

Rodeada de campos de golf, Edimburgo, capital de Escocia desde 1437, es la segunda ciudad de Reino Unido más visitada después de Londres, habiendo alcanzado hasta 13 millones de visitantes en un solo año. También es la segunda ciudad más poblada de Escocia con algo más de 459.000 habitantes, por detrás de Glasgow.

Tras Londres, también es considerada la ciudad con mejor calidad de vida y una media de sueldos más altos, lo que afecta a los precios para dormir en Edimburgo. El alojamiento en Edimburgo es caro, especialmente en verano, debido al conocido e internacional Festival de Edimburgo, el cual puede durar todo el mes de agosto.

El precio del alojamiento en Edimburgo en esas fechas se puede multiplicar varias veces con respecto a otras épocas del año. Conviene además reservar con mucha antelación si quieres encontrar alguna plaza libre.

De forma general, el precio medio de un hotel de tres estrellas ronda las 110 libras, mientras que para uno de cinco estrellas, el precio se duplica. En cualquier caso, el sector turístico de la ciudad ha apostado por la variedad de precios y dispone de más de 150 hostales, pensiones y albergues incluso en las zonas más turísticas, lo que facilita hospedarse en Edimburgo a precios asequibles.

Las mejores zonas donde alojarse en Edimburgo

Oldtown y Newtown son las zonas preferidas por la mayoría de turistas que visitan la ciudad ya que son las más céntricas. Además de éstas te explicamos cómo son otras zonas interesantes para quedarse en Edimburgo que bien valen la pena considerar.

1. Oldtown

Uno de los barrios preferidos para alojarse en Edimburgo por los visitantes es Oldtown, en pleno distrito centro. Su origen se encuentra en el viejo Castillo de Edimburgo, sobre una colina. Se fue desarrollando hacia abajo hasta llegar a los límites actuales y alcanzar una población máxima de hasta 80.000 habitantes que hoy se cifra en unos 20.000.

No obstante, debido al incendio de 1824, muchos edificios tuvieron que ser reformados aunque se intentó mantener el plan urbanístico medieval. Esto ha creado un barrio que acoge los inmuebles más antiguos con otros más victorianos. El ambiente de la Old Town es más de un barrio turístico que residencial.

Con precios altos en hoteles de 3, 4 y 5 estrellas, los visitantes también pueden encontrar en la zona albergues y hostales (incluso en la conocida como “Royal Mile”) y dormir en Edimburgo por un precio de entre 20 y 30 libras la noche.

Además del Castillo de Edimburgo, ya en la parte baja, es recomendable visitar la Galería Nacional de Escocia, frente a la principal estación de la ciudad Edinburgh Waverley, que conecta Edimburgo con el resto de Escocia. Esta zona y otras de la Old Town destacan por contar con numerosos pasajes bajo edificios que se construyeron tras el incendio de 1824.

En estas calles, como ocurre en ciudades españolas como Toledo, se organizan rutas guiadas como la Mary Kin’s Close, la cual recorre varios de estos callejones que pueden permanecer ocultos al visitante que no conozca esta área.

Además, alrededor del castillo se encuentran otros monumentos de interés como la Catedral de Edimburgo St Giles, empezada a construir en 1124 y tan antigua como el castillo; el Museo de los Escritores; el New College de la Universidad de Edimburgo o la Biblioteca Nacional de Edimburgo.

Estatuas de Sir Walter Scott, Adam Smith y otros personajes ilustres de la ciudad rodean a un lado y otro a la Royal Mile, principal calle del barrio –que se compone realmente de varias calles– y que conecta el Castillo de Edimburgo con otra zona de interés al este: Holyrood Park, donde se encuentran las ruinas de la Abadía del mismo nombre, construida en el siglo XII; el Palacio Real, su galería de arte y la Casa de Baños, y el Edificio del Parlamento de Escocia.

La Old Town también es una zona ideal para realizar todo tipo de compras, especialmente en pequeñas tiendas con un toque vintage muy interesante.

Para los interesados en libros, recomendar Edinburg Books, en West Port; para llevarse un recuerdo de la ciudad, Context Interiors, en el número 40 de Victoria St, o para comprar un buen whisky, por supuesto, hay que visitar The Scotch Whisky Experience, en plena Royal Mile y donde también se puede conocer la historia de la relación de Edimburgo con esta bebida a lo largo de los años.

La calle Royal Mile es también la ubicación perfecta para disfrutar del mejor ocio en Edimburgo. Especialmente en la intersección de esta calle con South Bridge se concentran el mayor número de restaurantes. Los hay de cocinas internacionales como el restaurante nepalí Gurkha Café & Restaurant, en Cockbur St; o locales como el Whisky Bar Restaurant, en Royal Mile.

Recordar que Escocia, además de ser conocida por su afición al golf, también lo es por la producción de whisky, por lo que muchos restaurantes poseen un bar especializado en esta bebida, oferta que se extiende a los clubs y discotecas, cuya mayor densidad se da en South Bridge, con discotecas como The Banshee Labyrinth.

Alojamiento en Oldtown

2. Newtown

Al norte de la Old Town, su límite con éste es la calle Princess y el parque que rodea al Castillo de Edimburgo. Construido en varias fases entre los años 1767 y 1850, junto con la Ciudad Vieja, conforma la parte Patrimonio de la Humanidad de Edimburgo.

Inicialmente se desarrolló como barrio residencial para descongestionar la Old Town en un estilo urbanístico más georgiano y está considerado uno de los mejores diseños urbanísticos del mundo. Actualmente, excepto algunas calles, las viviendas unifamiliares de antaño se han sustituido por bloques más grandes con fines comerciales.

En cuanto a la oferta para quedarse en Edimburgo unos días, las áreas con más alojamientos son el norte de la calle Princess y el área que rodea a la Catedral de Santa María de la Asunción.

Al este de la Catedral de Santa María de la Asunción, también es recomendable la visita a la Scottish National Portrait Gallery, en la calle Queen. Otros lugares de interés son el edificio de la Royal Scottish Academy; el gran Balmoral Hotel, un magnífico edificio en la calle Princess, o el propio Princess Street Gardens, límite con la Old Town.

Si la Ciudad Vieja posee numerosas tiendas antiguas, pequeñas y acogedoras, en New Town, además de las boutiques de George Street o las tiendas de moda de Princess Street, este barrio cuenta con numerosos centros comerciales donde poder realizar todo tipo de compras.

Los más interesantes se encuentran en la calle Princess y hay que destacar: House of Fraser Jenners Edinburg; el contiguo Marks & Spencer; Primark y Debenhams, además de otros más al sureste de la Catedral de Santa María de la Asunción.

George Street y alrededores es la zona del New Town con mayor oferta en restaurantes, cafés y pubs. Entre los principales restaurantes, destacar el Wee Buddha, en la zona norte y que abre hasta tarde; Dishroom Edinburgh, uno de los mejores restaurantes hindúes de la ciudad, o The Queen Arms, pub y restaurante típico británico donde, por cierto, se realizan intercambios de idiomas, en este caso, de español e inglés.

Para finalizar el día, además de los numerosos pubs en la zona, es interesante visitar algunos locales nocturnos que un día fueron oficinas bancarias. Uno de ellos es The Standing Order. Además, hay otros lugares donde poder disfrutar del ocio nocturno más espectáculo como The Snack Comedy Club & Nightclub.

Alojamiento en Newtown

3. Newington

La masificación poblacional de la Old Town en los siglos XVII y XVIII desembocó también en la creación de un nuevo barrio, esta vez al sur y que, hasta ese momento, era una zona rural.

Desde muy al principio se desarrolló como una zona totalmente residencial y todavía a día de hoy lo es, aunque posee un dinamismo especial al estar muy cerca de la Universidad de Edimburgo y del parque de Meadows, al norte. Además, está muy bien conectado por autobús con el centro mediante la calle Newington Road.

Dormir en Edimburgo en esta zona es sensiblemente más económico que en la zona centro por dos razones: está más alejada del centro y posee un número mayor de pensiones y hostales de 1 o 2 estrellas, lo que hace fácil encontrar alojamiento por alrededor de 50 libras la noche.

El ambiente universitario hace que Newington sea un barrio dinámico y con muchos atractivos. En la zona más al norte, en el límite con la Old Town, además del gran parque Meadows, es interesante visitar Bristo Square, donde se encuentran algunas de las más famosas facultades de la Universidad de Edimburgo como la de informática.

Se pueden visitar el Museo Anatómico, el Museo de los Cirujanos, el Parque George Square Gardens o asistir a una obra de teatro en el Festival Theatre. También puede ser interesante acercarse a dos cementerios con mucha historia: el camposanto cristiano de Newington y el cementerio judío de Sciennes.

Newington comparte con la Old Town parte del Holyrood Park, especialmente la parte donde se encuentra el Arthur’s Seat, el pico más alto de esta zona natural con 270 metros e ideal para una escapada.

En cuanto a tiendas, éstas se localizan principalmente en Newington Road, que cambia a Clerk Street en este tramo y donde se pueden encontrar numerosos pequeños comercios al estilo de la Old Town. Allí se puede comprar casi de todo, desde ropa a souvenirs y bebidas típicas de Escocia.

La oferta en restaurantes, pubs y locales para salir por la noche, debido al ambiente universitario, también es importante y con precios más populares que en la zona centro. Una buena selección de locales se encuentra entre las calles E Preston y Salisbury.

Las opciones pasan por comida turca, mexicana, tailandesa y, por supuesto, local. Finalmente, además de los pubs, el ocio nocturno se puede disfrutar en el Teviot Row House, en Bristo Square y con ambiente universitario, o en pubs como The Abbey o The Southern Bar en S Clerk St.

Alojamiento en Newington

4. Morningside & Bruntsfield

Al oeste de Newington se encuentran estos dos barrios del sur de Edimburgo. En el caso de Morningside, es bastante más residencial que Newington y predominan las casas con grandes jardines e hileras de viviendas unifamiliares donde suele vivir la clase alta de Edimburgo.

Gracias a Morningside Road y Bruntsfield Pl, ambos barrios están bien comunicados por autobús con el centro. Son precisamente estas dos vías donde se puede encontrar alojamiento para hospedarse en Edimburgo en estas zonas. No destaca por que haya una gran cantidad de alojamientos pero hay algunos hoteles, apartamentos y, sobre todo, casas de huéspedes y Bed & Breakfast económicos.

Dos de los lugares de mayor interés en Bruntsfield son la Barclay Viewforth Church of Scotland, templo levantado hace 150 años y con un gran campanario de más de 50 metros de altura, y la Christ Church, un poco más al sur.

Más al sur todavía, en la Morningside Road, si se gira por Spring Valley Gardens, se encuentra un curioso callejón ambientado en el Viejo Oeste, con cantina y todo. Es solo un decorado que se construyó para un negocio de muebles. Aunque la tienda cerró, el decorado sigue aún en pie y se puede visitar.

Esta zona de Edimburgo es ideal para comprar algunos regalos y cosas de segunda mano en las numerosas tiendas que hay repartidas por las calles principales. En ellas también se encuentran las mejores cafeterías entre las que destacan Cuckoo’s Bakery, Falko y The Chocolate Tree. En restaurantes, hay que visitar la brasería Montpelliers, The Canny Man o Three Birds.

Alojamiento en Morningside & Bruntsfield

Además de saber cuáles son los mejores barrios donde alojarse en Edimburgo tal vez te interese saber lo mismo de otras ciudades del Reino Unido. Te proponemos la lectura del siguiente artículo: Dónde alojarse en Londres

5. Westend

Al oeste del Castillo de Edimburgo, entre la Ciudad Vieja y Coates, se encuentra el Westend, bien comunicado por tranvía, autobús y tren con el centro y que destaca por sus casas georgianas, su gran oferta cultural y tiendas de ropa.

Además, posee una gran oferta en alojamientos de todo tipo, incluidos hoteles que bajan de los precios medios. Como en el resto de los barrios más periféricos, en el Westend se combina el ambiente residencial, especialmente al oeste, con zonas más animadas y con numerosos atractivos turísticos.

Uno de esos atractivos es la sala de conciertos Usher Hall, un espléndido teatro rodeado de otros atractivos culturales como el Teatro Traverse, el Royal Lyceum, la Filmoteca de la ciudad y varios lugares más que hacen del área que rodea a Lothian Road una de las zonas más atractivas a nivel cultural de Edimburgo.

Un poco más al oeste, se encuentra el centro y museo en honor al escritor Arthur Conan Doyle, creador del famoso personaje de Sherlock Holmes. Y un poco más al sur, la Catedral de St. María, de confesión anglicana. Para los interesados en lugares donde conocer cómo se prepara la ginebra, la Edinburgh Gin Distillery es un lugar interesante.

Y para los enamorados de la arquitectura georgiana, es importante visitar The Georgian House, en Charlotte Square o el Waldorf Astoria Hotel.

En cuestión de compras, Shandwick Place, continuación de Princes Street es una buena zona. Destacar en esta calle Frontiers Women, y otras boutiques en William Street y Stafford Street.

La oferta en restaurantes y otros locales de ocio también es importante, con lugares de lujo como el restaurante y bar One Square, en el Hotel Sheraton. Algo más económico es el Galvin Brasserie de Luxe o el Kyole Grill, especializado en carnes.

Para tomar algo por la noche, el Whigham’s Wine Cellars ofrece un buen ambiente con conciertos y Jam’s Sessons de Jazz, y la coctelería Sygn, en Charlotte Lane, un lugar elegante para acabar la noche.

Alojamiento en Westend

6. Leith

Edimburgo tiene en el fiordo que crea la desembocadura del río Forth su zona costera, su gran puerto y el barrio de Leith, por donde transita el río y canal Water of Leith. El barrio, que fue escenario de la película Trainspotting, se convirtió en parte de Edimburgo en 1920. Tiene un carácter residencial y, aunque con el turismo ha mejorado mucho, es una zona de clase media-baja.

Los alojamientos para alojarse en Edimburgo de esta zona son de los más baratos tanto en hoteles como en pensiones y hostales. En cualquier caso, la zona está bien comunicada con el centro por Leith Walk y posee diversos atractivos que merecen una visita.

El primero de ellos es el propio puerto, el cual tiene zonas de interés como el Centro Comercial Ocean Terminal, donde hay varios pequeños muelles, zonas ajardinadas y donde está atracado el antiguo yate vacacional de la reina el Royal Yacht Britannia.

Esta es una de las atracciones más visitadas, ya que el barco está habilitado con un restaurante, tienda para comprar regalos y recuerdos, y miradores en su cubierta. Toda una experiencia para conocer cómo eran las vacaciones de una reina en un yate.

Otra zona de interés es el antiguo puerto: The Shore. Aguas adentro y todavía en el río Forth, aquí atracaban los barcos hasta que se quedó pequeño y se trasladó a la costa.

En esta parte del río hay un barco atracado (“The Ship on the Shore”) que cuenta con un gran restaurante y terraza, y que sirve, según algunos, el mejor marisco de la ciudad. Además del barco, en esta zona hay numerosos restaurantes más donde probar auténtica comida edimburguesa.

Alojamiento en Leith

7. Broughton & Calton Hill

Las dos últimas zonas de Edimburgo que merece la pena visitar son el barrio de Broughton y Calton Hill, ambas zonas al este del New Town y con una densidad y precios de hoteles muy similar a esta última.

En el caso de la zona de Broughton, es un área residencial y conocida por ser “gay friendly”, especialmente la calle Broughton o B901, que forma parte del llamado “Pink triangle” de la ciudad. No muy lejos, se encuentra un ejemplo de casa familiar de estilo georgiano: la Gayfield House, construida por la familia Butler (padre e hijo) entre 1761 y 1764.

Para realizar compras, comer y salir de noche, precisamente Broughton Street es el lugar indicado, ya que cuenta con numerosos restaurantes de cocina internacional, pequeñas tiendas que se intercalan y pubs para acabar el día.

El vecino Calton Hill realmente no es un barrio, sino una colina que posee una serie de monumentos y atractivos que forman parte de lo que se considera zona Patrimonio de la Humanidad en Edimburgo y a la que se puede llegar fácilmente desde el centro andando.

En los alrededores de la colina hay ya lugares de interés como la Casa del Nuevo Parlamento, la sala de espectáculos Edimburgo Playhouse o el pub The Playfair, un local muy acogedor.

Si se sigue subiendo la colina, el número de atractivos aumenta. Por un lado, el viajero se encontrará con el Nelson Monument, una torre erigida en honor del vicealmirante Horacio Nelson. Otro lugar de interés es el Dugald Stewart Monument, que recuerda al filósofo ilustrado nacido en la ciudad.

Pero sobre todos estos monumentos, hay que destacar dos que recuerdan por qué a Edimburgo se la llama la “Atenas del Norte”: el observatorio de Calton Hill, ubicado en un edificio totalmente clásico y el Monumento Nacional, una construcción que recuerda al Partenón de Atenas y que se levantó para homenajear a los soldados fallecidos en las Guerras Napoleónicas.

Alojamiento en Broughton & Calton Hill

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here