Dónde alojarse en Marsella: las mejores zonas

Dónde alojarse en Marsella

Enclavada en el corazón de la Costa Azul, Marsella es la ciudad más antigua de Francia, pues carga con 26 siglos de historia a sus espaldas. Mediterránea y cosmopolita, se ha convertido en uno de los enclaves más turísticos y conocidos de cuantos integran la geografía gala.

Esto gracias a las obra de Paul Cézanne, quien pintó numerosos cuadros inspirados en esta bella región; a su popular equipo de fútbol Olympique de Marsella; y al jabón de lavanda, que procede de los enormes campos que la abrazan.

No obstante, a esta ciudad portuaria también le sobran los atractivos, pues destila una atrapadora esencia marinera, especialmente visible en el Vieux Port, y atesora lugares muy interesantes como el mercado del pescado, el fuerte de San Nicolás o el Ombriére, un artístico pabellón diseñado por Norman Foster para guarecerse del calor.

La parte norte también guarda sorpresas como el fuerte de San Juan, el edificio del ayuntamiento o la Casa del Diamante.

Sus calles, principalmente République y La Canebière, están repletas de comercios, tiendas, galerías, restaurantes y bares, constituyendo el epicentro del ocio y las compras. Algunas de ellas confluyen en el casco antiguo Le Parnier, que atesora algunos de los iconos de la ciudad como la Vieille Charité, la catedral de la Vieja Mayor o la plaza De Moulins.

Otras, convergen en el barrio Eurmediterranée, que constituye el máximo exponente de la modernidad al albergar edificios proyectados por arquitectos famosos como, por ejemplo, la Torre CMA-CGM de Zaha Hadid.

La oferta cultural marsellesa también constituye un gran reclamo turístico, siendo los máximos representantes los museos de las Civilizaciones de Europa y el Mediterráneo, Cantini o de Historia.

Sus alrededores están dominados por el parque nacional de Los Calanques, horadado por impresionantes acantilados entre los que se cuelan playas de aguas turquesa y calas salvajes, en el que locales y viajeros encuentran el refugio ideal.

Marsella tiene un «no sé qué» que atrapa y que insta a querer volver una y otra vez. Si tienes planeado una escapada a este tesoro provenzal y necesitas información acerca de cuáles son las zonas más recomendadas para alojarse en Marsella, toma nota.

Las mejores zonas donde alojarse en Marsella

Marsella es uno de los destinos más ideales de la Costa Azul, ya que aúna bonitas playas mediterráneas, cultura provenzal tradicional, una gastronomía exquisita y espacios naturales increíbles, lo que la ha convertido en un destino sumamente concurrido.

El trajín de visitantes se incrementó sobremanera tras ser nombrada Capital Europea hace unos años. En consecuencia, la ciudad más antigua de Francia se ha adaptado a la afluencia de visitantes ofreciendo una oferta hotelera amplia y variada.

Los barrios más caros para dormir en Marsella son los próximos al puerto viejo, por cuanto es la zona alrededor de la cual gira la vida de la urbe y, por tanto, con mayor dinamismo. Estos son: Euromed-La Joliette o Vieux Port. Por su parte, Le Panier, Saint-Charles y L’Estaque cuentan con alojamientos más económicos.

1. Vieux Port

La zona del Vieux Port se extiende desde el inicio de la arteria Canebière. En las calles que lo abrazan se cuelan los lugares de interés más importantes: la abadía de San Víctor, el faro de Santa María, los fuertes de San Nicolás y San Juan, el museo Regards de Provence o el de las Civilizaciones Europeas y Mediterráneas.

Aquí también se encuentra el Palais du Pharo, construido por Napoleón durante la segunda mitad del siglo XIX, cuyos enormes jardines constituyen un bonito espacio verde que invitan al paseo y al descanso.

Asimismo, en el paseo del puerto hallarás un buen número de tiendas, bares y marisquerías, en cuya carta sirven especies provenientes directamente del mercado de pescado fresco que se sitúa en las inmediaciones, así como típicos sabores provenzales.

Es una de las zonas más recomendables para hospedarse en Marsella para quienes deseen estar céntricos o disfrutar del ambiente típicamente marinero.

La oferta de hoteles es muy generosa, aunque hay muchos de lujo y boutique. Así que, como cabe esperar, los precios no son los más económicos de Marsella. De hecho, la media de los hoteles de 3 estrellas oscila entre los 64 € y los 75 €.

Alojamiento en Vieux Port

2. La Canebière

Esta arteria discurre a lo largo de un kilómetro desde la iglesia de los Reformados hasta el Viejo Puerto. Está decorada con innumerables casas señoriales, palacios, lujosos cafés, grandes almacenes, tiendas y restaurantes, por lo que tiene un gran dinamismo.

De esta parten algunas de las calles más comerciales de la ciudad como rue Paradis, rue de Rome y rue Saint Ferréol. En este paseo marsellés también se encuentran el Gran Teatro, la Ópera de Marsella, la ya mencionada iglesia neogótica de los Reformados o el Palacio de la Bolsa.

Es una excelente zona para alojarse en Marsella, sobre todo para los busquen estar céntricos o dormir en suntuosos hoteles, pues aquí se encuentran algunos de los más impresionantes y lujosos de la ciudad.

Como imaginarás, es una zona cara, que se encarece aún más en la temporada estival. Por menos de 90 € -100 € es poco probable reservar un hotel de 4 estrellas.

Alojamiento en La Canebière

3. Saint-Charles

Saint-Charles, localizado en las cercanías del centro de la ciudad y el Vieux Port, se articula en torno a la estación de tren del mismo nombre, la cual constituye la puerta de entrada a Marsella. La llegada de la alta velocidad y su oferta de líneas, entre las que se incluyen las que conectan con Madrid- Atocha, Barcelona- Sants y París, la ha dotado de un gran dinamismo.

La estación ejerce de elemento diferenciador, pero el barrio también cuenta con algunos lugares de interés para el viajero como el museo Grobet-Labadié, que incluye una colección de arte familiar, o el teatro La Criée.

Está conectado con el centro marsellés a través de las líneas M1 de metro, la T2 de tranvía, y las 34, 33,49 o 52 de autobús, cuya estación se encuentra a espaldas de la de tren.

En esta zona la disposición de alojamientos es bastante generosa, en tanto que es muy transitada. Es una opción a considerar para dormir en Marsella para quienes tengan pensado llegar en tren o realizar excursiones a los alrededores. El precio medio de los hoteles está en torno los 50 € – 60 € la noche.

Alojamiento en Saint-Charles

4. Euromed-La Joliette

Justo al norte del Vieux Port y de cara al mar se encuentra este barrio, uno de los más populares de la ciudad francesa. Tiene mucho dinamismo y movimiento, ya que alberga el centro de negocios Euromed, los muelles de Marsella y monumentos de interés como la Catedral.

La vida de este barrio se organiza en torno a la plaza de la Joliette, muy concurrida por albergar uno de los mercados más aclamados de Marsella.

Por su parte, los amantes de las compras encontrarán en el centro comercial Les Terraces du Port productos y moda de marcas francesas e internacionales. Además, cuenta con una bonita terraza desde la que se puede disfrutar de unas bonitas vistas al Vieux Port.

Este barrio está excelentemente comunicado con el corazón urbano por la línea 2 de metro, la T2 y T3 de tranvía, así como por la 35, 49, 70 y 82 de bus.

Constituye una zona interesante para alojarse en Marsella, máxime para quienes vengan por negocios o para los que deseen estar cerca del mar y la zona de viejo puerto. La oferta de hoteles es muy amplia, aunque sus precios no son para presupuestos escuetos. Así, uno de 3 estrellas cuesta entre 65 € y 70 € la noche.

Alojamiento en Euromed-La Joliette

5. Le Panier

Es el más antiguo de la ciudad y discurre a espaldas del Ayuntamiento. Tiene un ambiente muy local y multicultural, pues en él habitan un buen número de inmigrantes napolitanos, corsos y de algunas partes de Europa.

Está recorrido por un entramado de calles enmarañadas, adornadas con casas de colores muy provenzales y algunas joyas arquitectónicas valiosas como Vieille Charité, un viejo hospicio reconvertido en museo consagrado a la arqueología y el arte africano, amerindio y oceánico, o la Catedral de la Mayor.

Entre dichas calles también se cuelan tallares artesanos tradicionales como Artera, especializado en la pintura de figuras del portal de Belén, ateliers, tiendas vintage y comercios tradicionales donde venden productos típicos como el jabón de Marsella. El más conocido es La Grande Savonnerie, uno de los pocos donde aun se puede comprar el citado jabón.

Plazas como De Lenche, que antiguamente acogía el ágora vieja, o De Moulins, decorada con bares, terrazas y fuentes y con un ambiente muy provenzal, terminan de conformar la esencia de este coqueto histórico barrio, dominado por la calma y la paz.

Este barrio es una opción a considerar para hospedarse en Marsella, sobre todo para quienes buscan zonas tranquilas o quieren adentrarse en el auténtico modo de vivir marsellés.

Quizás, la oferta hotelera es un poco más limitada que en otros barrios, pero es posible encontrar algunos hoteles baratos. Por 50 € – 55 € se puede reservar un hotel de 3 estrellas, siempre y cuando lo hagas con antelación.

Alojamiento en Le Panier

6. Blancarde-Cinq Avenues

Este distrito, uno de los más refinados de la Marsella, debe su nombre a que ejerce de intersección de los bulevares Liberation, Blancarde, Philippon, Maréchal-Foch y des Chartreux.

Una buena parte de este está ocupada por el parque Longchamp, en el que se encuentra el jardín de las plantas, el zoológico y otros jardines de estética francesa e inglesa sumamente bellos.

Está presidido por el palacio barroco del mismo nombre, que acoge el museo de Bellas Artes y el de Historia Natural. También alberga el museo de Marsella, el observatorio y varios edificios interesantes como el colegio de los Cartujos.

Dispone de buenas conexiones de transporte público con otras zonas de las ciudad. De hecho, aquí tienen parada las líneas 6, 7, 7B, 42 y 81 de bus; la M1 de metro; y la línea de tranvía T2.

Como hemos mencionado, este barrio colinda con la avenida Blancarde, donde encontrarás la estación de ferroviaria Marseille-Blancarde , que conecta con barrios urbanos y con otras ciudades francesas próximas.

Además, tiene excelentes conexiones de transporte público con el resto de distritos marselleses, ya que por aquí pasan las líneas T1 y T2 de tranvía, la M1 de metro y las 6, 7, 67 y 509 de bus.

Ambas zonas cuentan con una de las ofertas de alojamiento en Marsella más escasas. A pesar de todo, los precios son un poco más económicos que en otros lugares más céntricos. De hecho, un hotel de 4 estrellas oscila entre los 65 € y los 70 € por noche; mientras que uno de 3 ronda los 55 € la noche.

Alojamiento en Blancarde-Cinq Avenues

7. La Corniche-Prado

Se trata de un paseo que discurre a lo largo de cinco kilómetros paralelo al mar , desde la ensenada de los Catalanes hasta el parque balneario. Pasearlo constituye uno de los grandes atractivos que ofrece, pues permite disfrutar de unas vistas únicas al mar, al castillo medieval de If y las islas de Frioul.

A lo largo del paseo también podrás ver el mareógrafo, que data del siglo XI, y suntuosas casonas y villas, muchas de ellas construidas por comerciantes adinerados durante el siglo XIX, como la villa renacentista Valmer, Château Berger.

Sin embargo, el auténtico encanto de la Corniche estriba en el pequeño puerto pesquero de Vallon des Auffes, jalonado de coloridas casas tradicionales y donde permanecen infinidad de embarcaciones locales atracadas. En el paseo que lo recorre hay varios restaurantes donde sirven mariscos y pescados frescos y especialidades locales, como la bullabesa.

A pesar de su extensión, no cuenta con una oferta de alojamientos demasiado generosa. Aún así, es una zona para alojarse en Marsella muy recomendable, sobre todo para aquellos viajeros que quieran estar próximos al mar o disfrutar del ambiente marinero que invade cada uno de los rincones que la conforman.

Encontrarás opciones muy caras, pero también otras más asequibles. De hecho, es factible reservar un hotel de 3 estrellas por unos 55 €-60 € la noche.

Alojamiento en La Corniche-Prado

8. L’Estaque

Este pintoresco barrio está en el extremo norte de la ciudad, resguardado por la cordillera de Nerthe. Tiene un encanto innegable, el que le confieren las gigantescas villas guarecidas en la naturaleza, las coloridas casas, los coquetos bares, restaurantes y marisquerías y, por supuesto, las playas.

Es además una zona vinculada al arte desde tiempos inmemoriales, de hecho, se dice que aquí nació la pintura moderna. Ha sido lugar de inspiración de grandes maestros de la pintura como Braque, Cézanne, Renoir o Monticelli, entre otros muchos.

La estela de estos artistas está muy presente, tanto que entre sus calles encontrarás numerosas tiendas y galerías de arte donde comercializan reproducciones de estos artistas. Alojarse en esta zona supone dormir en la Marsella más natural, pintoresca, bohemia y artística.

La oferta de alojamientos es menor que la que ofrecen otros distritos marselleses, pero merece la pena hospedarse en la cuna de la pintura moderna. Además, los precios son más bajos que, por ejemplo, en la zona antigua de Marsella. Por ejemplo, un hotel de 3 estrellas oscila entre los 55 € y los 60 € la noche.

Alojamiento en L’Estaque

Esperamos que este artículo sobre las mejores zonas donde alojarse en Marsella te haya sido de utilidad. Te recomendamos también: Dónde hospedarse en París, dónde hospedarse en Burdeos, dónde hospedarse en Lyon

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here