Dónde alojarse en Marrakech

Dónde alojarse en Marrakech

Marrakech es una de las ciudades imperiales de Marruecos, algo que se deja ver en la cantidad de monumentos que se concentran en sus calles. La Medina, su centro histórico, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, una razón suficiente para que el viaje a esta ciudad sea toda una experiencia.

No hay que olvidar tampoco que la ciudad, caracterizada por sus tradicionales edificios de color rojo, se encuentra a pocos kilómetros del desierto y del Atlas. Así, sus alrededores naturales complementan el encanto de lugares tan especiales como la madrasa Ben Youssef o la mezquita Kutubia para crear el espacio perfecto para una agradable estancia.

Si vas a visitar esta ciudad, te conviene conocer de antemano cuáles son las mejores zonas dónde alojarse en Marrakech y las diferentes alternativas de alojamiento que te ofrece la ciudad.

Alojamiento en Marrakech

Marrakech es una ciudad en la que se combinan el estrecho y abigarrado trazado urbanístico de las zonas antiguas de la Medina, un barrio cargado de exotismo e interés para el visitante, con la modernidad que se respira en otros distritos como el de Hivernage.

El clima de la ciudad se hace especialmente caluroso durante los meses de julio y agosto, algo que hace que los visitantes suelan decidir explorar las calles de Marrakech en épocas con temperaturas más suaves. Los meses de otoño y primavera garantizan temperaturas más agradables, por lo que se han convertido en los que tienen una mayor demanda a la hora de viajar a Marrakech.

Al igual que sucede con cualquier ciudad turística occidental, Marrakech cuenta con una variedad de establecimientos hoteleros capaz de adaptarse a las necesidades de cualquier viajero. En esta ciudad marroquí es posible encontrar hoteles de lujo de estilo internacional en lugares como Hivernage o Palmeraie, lugares situados en los alrededores de los barrios históricos de la localidad.

Pero la tradición local también se ha abierto paso en lo que al alojamiento se refiere. Junto a los hoteles de estilo occidental, Marrakech cuenta con una amplia oferta de los conocidos riads, pequeños edificios ubicados especialmente en las zonas históricas de barrios como La Medina con pocas habitaciones y una decoración tradicional muy auténtica.

Estos alojamientos han usado los edificios tradicionales para crear espacios llenos de encanto que suelen contar con un patio central y una zona de terraza. Hospedarse en Marrakech en un riad es una experiencia muy auténtica y muy recomendable.

Alojamiento en Marrakech

Las mejores zonas para alojarse en Marrakech

Si tuviésemos que aconsejar sobre cuáles son las mejores zonas dónde dormir en Marrakech diríamos que son la Medina y sus alrededores, y los barrios modernos de Hivernage y Guéliz. Además de éstas hay otras muy interesantes.

Son muchos los viajeros que llegan hasta las calles de Marrakech buscando la tradición de la zona incluso en los alojamientos. Así, zonas como Medina son muy valoradas por ello y por concentrar gran parte de los monumentos de la ciudad.

Sin embargo, otros muchos prefieren el lujo y la exclusividad de los hoteles que se concentran en distritos como el de Hivernage. Pero hay muchas más zonas en las que no faltan ni los alojamientos tradicionales ni los más occidentales, todas ellas acompañadas de distintas ofertas culturales y de ocio.

Así, no viene nada mal conocer de cerca los barrios de Marrakech en los que se encuentran las mejores opciones de alojamiento para disfrutar de la estancia en la ciudad.

Medina

Empezamos la lista de las mejores zonas para hospedarse en Marrakech por el mismo corazón de esta antigua ciudad. Medina está delimitada por antiguos bastiones rojos que encierran un entramado de plazas y callejuelas considerado en su conjunto como Patrimonio de la Humanidad desde 1985.

Se trata de la zona histórica de la ciudad y la que concentra las mezquitas, museos y otros lugares de interés que no hay que dejar de visitar de ninguna forma. La madraza Ben Youssef, el Museo de Marrakech, la concurrida plaza Jemaa El Fna o los tradicionales zocos de la ciudad son lugares que quedan a un solo paso de los principales establecimientos hoteleros de Medina.

En cuanto a éstos, la realidad es que debido a las peculiaridades de la zona y a la conservación de edificios históricos, gran parte de los alojamientos toman la forma de los tradicionales riads.

Con mayor o menor lujo o con más o menos servicios y encanto en la decoración, los riads de Medina en general te permiten alojarte cómodamente prácticamente en cualquiera de sus calles principales. Por otra parte no es difícil encontrar una opción conveniente con independencia de la época del año en la que se busque para disfrutar de la zona más antigua y tradicional de Marrakech.

Además, Medina también es el lugar donde se concentra gran parte del ocio nocturno de la ciudad. Especialmente llamativo es el ambiente que se respira en la plaza Jemaa El Fna cuando el sol se pone. Puestos de comida, espectáculos tradicionales y grandes restaurantes con terrazas panorámicas garantizan una velada muy entretenida.

Hoteles en la Medina

Kasbah

Este popular barrio se encuentra todavía dentro de la zona amurallada que constituye la Medina, por lo que su trazado es bastante parecido al que se encuentran en los alrededores de la plaza Jemaa El Fna.

Sin embargo, Kasbah ocupa la zona sur del conjunto histórico del Marrakech más antiguo, algo que hace que este distrito cuente con unas comunicaciones más accesibles y cómodas.

Kasbah se caracteriza por los muchos mercados al aire libre que se dan cita en sus calles. El color, el olor y los sabores se combinan con alojamientos hoteleros en los que siguen predominando los tradicionales riads. Su gran oferta permite que haya opciones para todos los bolsillos y gustos.

Un riad cualquiera puede llegar a garantizar la comodidad de sus huéspedes con un rango de precio medio que se convertirá en alto si se añaden en el edificio distintos servicios como una piscina.

En Kasbah no escasean los lugares de interés turístico. La mezquita del barrio o las Tumbas Saadíes son espacios capaces de fascinar a cualquiera que decida detenerse en ellos. Aquí también existe una buena cantidad de restaurantes tradicionales en los que se puede disfrutar de la comida tradicional marroquí, aunque por la noche la zona es más tranquila y menos bulliciosa que la de Medina.

Hoteles en Kasbah

Mellah

El antiguo barrio judío de Marrakech es otra de las zonas que se encuentran en el interior de las murallas que conforman la antigua ciudad. Como sucede con las anteriores opciones, en Mellah existe una gran oferta de riads de todos los tipos que permitirán que cualquiera pueda encontrar la opción perfecta para el presupuesto de su viaje.

Dentro de los límites del barrio hay lugares tan interesantes como el antiguo cementerio judío, el zoco de las especias o las sinagogas de Negidim y Alzama, espacios que encantarán a cualquier viajero que escoja esta zona para alojarse en Marrakech.

Mellah es un lugar tranquilo y cercano a todos los rincones de interés de la ciudad. Está a solo 15 minutos caminando de la plaza Jemaa El Fna y de los otros monumentos que dan forma a la zona más antigua de la ciudad. Quedarse en Marrakech en este barrio es una opción perfecta para los que buscan cercanía a los principales monumentos y una zona tranquila en la que descansar.

Hoteles en Mellah

Hivernage

Este es uno de los barrios que mejor demuestra cómo Marrakech se ha convertido en una ciudad universal capaz de atraer a visitantes de cualquier lugar del mundo. Hivernage se ubica en la zona oeste a las afueras de la ciudad antigua. El tiempo para llegar a la plaza Jemaa El Fna a pie es de unos 30 minutos aunque existen muchos taxis en la zona que pueden realizar el trayecto fácilmente.

Alojarse en Hivernage es una opción ideal para los que buscan modernidad y un extra de confort y lujo. Bastante hoteles de cinco estrellas con unas instalaciones repletas de comodidades se dan cita en la zona. El barrio, además, está lleno de restaurantes locales e internacionales en los que la experiencia gastronómica es de primera.

Lugares como el Teatro de la Ópera o el Palacio de Congresos han encontrado en Hivernage su nuevo emplazamiento, todo ello para convertir esta zona en una de las más vibrantes y modernas de la actual Marrakech.

Hoteles en Hivernage

Guéliz

Gueliz es otro de los barrios modernos de la ciudad y un acierto para alojarse en Marrakech. Aquí el alojamiento deja de lado los tradicionales riads para centrarse en hoteles de estilo occidental de lujo.

Muchos de los resorts y hoteles de cinco estrellas que buscan los viajeros más exigentes que se acercan a Marrakech se encuentran aquí, por lo que el rango de precio de los establecimientos es bastante alto.

La zona fue trazada en los años 30 del pasado siglo. Es moderna, amplia y recuerda en todos los sentidos a cualquier capital europea que se precie. Otro de los atractivos de la zona es la cantidad de tiendas que se encuentran en sus calles.

Restaurantes de todo tipo, discotecas y otros establecimientos nocturnos se dan cita también en las calles de Guéliz. Su ambiente es muy animado, ya que es un lugar al que acuden muchos de los habitantes locales a hacer sus compras o, simplemente, a disfrutar de los placeres gastronómicos que garantizan sus excelentes restaurantes.

Hoteles en Gueliz

Palmeraie

Esta zona sí que se encuentra ya a las afueras de la ciudad. Para llegar hasta los lugares de interés concentrados en la zona histórica de Marrakech se aconseja solicitar los servicios de un taxi o preguntar en el mismo hotel por el traslado a la ciudad.

La calidad de los hoteles de Palmeraie es incuestionable. Grandes resorts, hoteles de lujo y otras opciones similares han hecho que esta zona sea una de las más solicitadas por gente adinerada y con presupuestos holgados de cualquier lugar del mundo tanto para residir como para disfrutar de una escapada muy tranquila.

El barrio es un antiguo oasis que se ha mantenido verde gracias a la presencia de un sistema de riego diseñado en el siglo XII y que con los años se ha convertido en sinónimo de exclusividad y lujo.

Si tu presupuesto se lo puede permitir y no te importa prescindir de estar en el centro de la ciudad a cambio de un entorno muy especial, es una opción para hospedarse en Marrakech.

Hoteles en Palmeraie

Agdal

El barrio de Agdal se extiende en torno a la Avenida Mohamed VI, una de las arterias principales de la ciudad moderna de Marrakech. Sin duda, el encanto del barrio está dado por los conocidos Jardines de Agdal, una zona considerada como Patrimonio de la Humanidad que era usada por los antiguos dignatarios para recibir a personalidades extranjeras.

Agdal es un lugar también repleto de opciones de alojamiento que se basan en el lujo y la exclusividad. Sus grandes hoteles atraen cada año a miles de viajeros. En ellos se puede disfrutar de todo lo que un cinco estrellas occidental puede ofrecer, por lo que es un lugar perfecto para los que llegan buscando el mayor confort.

Por su parte, algunas de las mejores discotecas y lugares de ocio nocturno de Marrakech se encuentra en Agdal. Véase por ejemplo la discoteca Pacha. Grandes centros comerciales y una buena cantidad de tiendas de reconocidas marcas también son protagonistas de este barrio.

Hoteles en Agdal

En definitiva, alojarse en Marrakech es algo sencillo gracias a las muchas opciones que existen. Desde los grandes resorts de la periferia hasta los tradicionales riads de Medina, esta ciudad puede disfrutarse de muchas formas diferentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here