Dónde alojarse en la Toscana: las mejores ciudades y pueblos

La Toscana es el alma tranquila de Italia, cuyo territorio aúna todas las fantasías viajeras. Si ya has puesto fecha a tu viaje y necesitas información acerca de las mejores zonas donde alojarse en la Toscana, continúa leyendo. Te explicamos todos los detalles para que puedas elegir con toda la información que necesitas.

La Toscana es uno de los destinos fetiche de los románticos, los bucólicos y los apasionados de las postales bonitas. Y es que el paisaje de esta región italiana no puede ser más fotogénico, evocador y bonito. 

Bañada por los mares del Tirreno y Liguria, que guardan playas increíbles, sus paisajes alternan ondulantes colinas, campiñas, viñedos añejos, pueblos de lo más encantadores y ciudades rebosantes de arte como Florencia, su capital, Pisa o Siena. 

Su gastronomía es todo un art de vivre, una poderosa razón para hacer una visita a este rincón italiano. Sencilla y sin muchos ornamentos, en ella reinan los productos mediterráneos, como el aceite de oliva, las aceitunas o el queso, muchos de los cuales se cultivan en sus tierras. 

Con ellos se elaboran platos deliciosos y típicos en su recetario como los pappardelle, la ribollita, la minestra al cavolo nero o la pappa al pomodoro. Pero también es tierra de vinos y de los buenos, siendo algunos de los más populares y exitosos el Chianti o los de Maremma. 

Las mejores zonas donde alojarse en la Toscana

La Toscana es una de las regiones más visitadas de toda Italia al integrar ciudades que recrean a la perfección la dolce vita, tradicionales pueblos y paisajes de lo más bucólicos, que harían palidecer a las capitales de media Europa. Por ello, la oferta de alojamientos es de lo más variada y diversificada. 

Así, en las ciudades más grandes y visitadas, como Florencia, Pisa o Verona, reinan los hoteles urbanos, de los que es posible encontrar de diferentes categorías, si bien es cierto que resultan más caros a la hora de alojarse en la Toscana. 

Por su parte, en los enclaves más pequeños, como Lucca, Arezzo o Chianti, hay más alojamientos, casas y hoteles rurales, cuyos precios tienden a ser un poco más económicos, y una buena oferta de Bed & Breakfast, enclavados en plena naturaleza. 

En estas áreas rurales son muy habituales los Relais Chateaux, que son como los paradores españoles. Aunque son un poco más caros, la experiencia merece la pena. 

1. Florencia

Alojarse en la Toscana: Florencia

La capital de la Toscana se encuentra en el centro del país, abrazada por varias colinas y atravesada por los ríos Arno, Greve, Terzolle y Mugnone. 

Es además una de las ciudades más monumentales y artísticas, por cuanto sus calles, además de destilar historia, están salpicadas de magnánimas construcciones, muchas de las cuales permanecen prácticamente inmutables desde la época del Renacimiento, cuando los Médici impulsaron todo el arte que hoy atesora. 

Por lo tanto, si sois amantes del arte, esta ciudad es una de las mejores opciones para buscar alojamiento en la Toscana. 

Es una de las ciudades con más densidad de alojamientos dirigidos a turistas de Europa, Además sus precios son menos desorbitados que, por ejemplo, Roma. No obstante, hay diferencias entre unas zonas y otras. 

Así, una de las más caras es el centro histórico. También es una de las más cómodas, por cuanto concentra los tesoros más valiosos de la ciudad. De ahí que haya sido declarada Patrimonio de la Humanidad. 

Aquí se encuentran la catedral de Santa María del Fiore, coronada con la cúpula realizada por Brunelleschi, el campanario de Gioto, el baptisterio de San Juan y las puertas del Paraíso, el palacio de Medici Riccardi, la basílica de San Lorenzo, las capillas de los Médici, la biblioteca Laurenciana, diseñada por el genial Miguel Ángel, los palacios Pandolfini de Rafael y Vecchio y un sinfín de iglesias como la de Santa Felicita, Santa María del Carmine. 

Sin embargo, uno de los grandes atractivos es la Galleria degli Uffizi, que atesora una de las colecciones de arte antiguo más extensas del mundo, en la que se pueden ver obras de Miguel Ángel, Tiziano, Boticelli, Leonardo da Vinci o Giotto. 

Pero si te quedas con ganas de más arte, puedes hacer una visita a la Galleria dell’Accademia, que guarda una de las joyas de Miguel Ángel: el David. Cerca también está el museo de la Historia y la Ciencia, que guarda una amplia colección dedicada a Galileo Galilei. 

El cogollo de la ciudad también cuenta con plazas de lo más coquetas y animadas, que además tienen una buena oferta de restauración y artística, como Duomo y della Signoria, así como un sinfín de palacios renacentistas, que dan buena pista de la opulencia de la ciudad durante el Renacimiento. 

Pero su buscas dormir en Florencia por poco dinero, quizás te interese echar un ojo a las posibilidades que hay en el barrio de Novoli. 

Se encuentra en la parte noroeste, a unos 40 minutos caminando del centro, con el que está muy bien comunicado a través del tranvía. También tiene atractivos propios como la iglesia de Santa María de Novoli, las ruinas de la villa San Donato o el Palacio de Justicia. 

Otra opción económica es Fortezza da Basso, que está, al noreste de la estación Santa Maria Novella, a unos 15 minutos andando del centro. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN FLORENCIA

2. Siena

Dormir en la Toscana: Siena

Abrazada por típicas colinas toscanas, esta coqueta ciudad preside el corazón de la región y es una buena opción para alojarse en la Toscana. Destaca por el trazado y ambiente medieval que conserva, que permanecen casi inalterables desde los siglos XII y XIV. 

Es bastante pequeña, por lo que cualquier barrio que escojas para dormir estará cerca de los principales atractivos turísticos. Ahora bien, para quienes quieren estar cerca de todo, el centro histórico es el mejor barrio. 

Está declarado Patrimonio de la Humanidad, ya que conserva construcciones sumamente valiosas como la catedral gótica del Duomo, cuyo interior muestra obras de Miguel Ángel, Bernini o Donatello, o la iglesia de San Domeneco y Santa Maria dei Servi. 

La plaza del Campo preside la parte vieja de Siena, que es muy conocida por albergar el Palio, una de las carreras de caballos más populares del mundo. Además, guarda el edificio del Ayuntamiento, la torre del Mangia, la capilla de Piazza y una extensa oferta de bares y restaurantes, donde puedes saborear cocina local o un típico Vin Santo. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN SIENA

3. Chianti

Hospedarse en la Toscana: Chianti

Este valle, ubicado justo entre Florencia y Siena, ostenta el honor de ser uno de los más agrestes de la región al estar dominado por campiñas, viñedos y colinas vestidas de frondosos bosques de castaños, encinas y robles. Además, produce uno de los vinos más conocidos fuera del país: el chianti, que hacen desde el siglo XIII. 

De sus campos y tierras también proceden algunos de los productos más típicos de su gastronomía como el aceite de oliva, el queso precorino, el jamón o la miel. Con ellos preparan los platos más típicos de su recetario como el crostini de hígado de pollo, la bruschetta con tomate, el capacollo sienés o finocchiata. 

Es, por lo tanto, una región muy recomendable a la hora de hospedarse en la Toscana para los viajeros que buscan disfrutar del turismo enológico, gastronómico y el alma más rural de la Toscana. También es buena opción para quienes tienen la intención de visitar otras ciudades italianas como, por ejemplo, Florencia, Siena o Arezzo. 

El valle lo conforman diez villas, en las que domina un ambiente tranquilo y sosegado, las antiguas tradiciones, las construcciones patricias, los castillos, las abadías y las iglesias. 

No obstante, las que más interés despiertan son Impruneta por la basílica de Santa María y la torre-campanario del siglo XII; Greve in Chianti, ya que guarda la iglesia de Santa Croce; y Radda, que atesora las iglesias de Santa Maria Novella, San Nicolo o el Palazzo Pretorio. 

La oferta de alojamientos no es demasiado generosa, pero incluye opciones distintas, pues la mayoría son casas de agroturismo, villas medievales reconvertidas en hoteles, castillos e incluso palacios. Y los precios, aunque varían en función de la época del año, no son tan elevados como en las ciudades más turísticas. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN CHIANTI

4. Valle de Orcia

Dónde alojarse en la Toscana: El Valle de Orcia

Este valle está delimitado al sur por Siena, de la que dista media hora, y al norte, por ciudades muy populares como Pienza y Montepulciano. 

Se ha convertido en un destino de referencia para los amantes del turismo activo al estar dominado por un paisaje abrazado por ondulantes colinas, a cuyos pies se extienden viñedos centenarios, campos de olivos, cipreses, castaños y hayas, que le han valido el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad. 

No obstante, para entender las características de este enclave, lo mejor es citar la definición que ha hecho la Unesco: «el valle es un excepcional ejemplo de cómo el paisaje natural ha sido rediseñado en el Renacimiento. Además, refleja los ideales del buen gobierno (siglos XIV y XV) de la ciudad-estado italiana». 

Entre sus paisajes se cuelan las cinco coquetas localidades (Castiglione d’Orcia, Montalcino, Pienza, Radicofani y San Quirico d’Orcia) medievales que la conforman. Destacan por tener un ambiente muy tranquilo y atesorar construcciones antiguas que conservan su esplendor. 

También ejercen de poderoso atractivo los muchos manantiales de aguas termales que hay en la zona y la gastronomía, en la que toman el protagonismo el cacio pecorino de Pienza, los embutidos de Cinta Senese, el aceite extra virgen de oliva de Castiglione y el Brunello de Montalcino, uno de los vinos más conocidos de la carta vinícola. 

La oferta de alojamientos es interesante, y predominan las casas de agroturismo, las villas y los hoteles rurales con mucho encanto. Por lo tanto, se presentan la opción perfecta para buscar alojamiento en la Toscana para los viajeros ávidos de adentrarse en el espíritu más tradicional y natural de la región. 

A lo que se añade que la relación calidad-precios es más asequible que en las ciudades más solicitadas como, por ejemplo, Florencia. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN VALLE DE ORCIA

5. Lucca

Dónde alojarse en la Toscana: Lucca

La capital de la provincia del mismo nombre se sitúa a orillas del río Serchio, cerca del mar del Tirreno, entre viñedos y campos de olivos. Además de ser el lugar de nacimiento del músico Puccini, conserva las antiguas murallas renacentistas, en cuyo interior guarda un casco antiguo rebosante de joyas arquitectónicas. 

Tanto es así que atesora más de un centenar de iglesias, construcciones y palacios conservados en perfecto estado, que la han hecho valedora del apelativo de «ciudad de las 100 torres y las 100 iglesias». 

Las más destacadas son las iglesias de Santa María Corteorlandini y San Michele in Foro, los palacios de Mazzarossa y Ducale, el Duomo o la catedral de San Martín, la basílica de San Frediano o la torre de las Horas. 

Las calles de Lucca, adoquinadas y planas, conservan el antiguo trazado romano. Muchas confluyen en la piazza del Anfiteatro, que destaca por su particular forma ovalada, por atesorar un antiguo anfiteatro romano del siglo I y disponer de una oferta muy amplia de restauración, donde no puedes perder la oportunidad de disfrutar uno de sus dulces más típicos, los busellato. 

Sus alrededores también guardan maravillas naturales, ideales para los amantes del turismo activo como el lago de Massaciuccoli, las fuentes termales de Bagni di Lucci o las dunas costeras del parque natural Migliarino San Rossore Massaciuccoli. 

Lucca es una opción económica y estratégica para alojarse en la Toscana, máxime si estás haciendo una ruta por la región o tienes en mente visitar ciudades interesantes como Pisa o Florencia. 

La mayoría de los hoteles se encuentran en el centro, intramuros, y sus precios son bastante compatibles con presupuestos modestos. Aunque si quieres ahorrar unos euros, puedes buscar en los barrios fuera de la muralla, donde el costo es más bajo. Además, no estarás muy lejos del centro al ser Lucca una ciudad relativamente pequeña. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN LUCCA

6. Arezzo

Alojarse en la Toscana: Arezzo

Se enclava en la parte este de la Toscana, justo en el medio de cuatro valles (Casentino, Valdarno, Valtiberina y Val di Chiana) y abrazada por los Apeninos. Es una de las ciudades más importantes del país históricamente hablando, pues nació incluso antes que Roma. 

Además, es el lugar de nacimiento de personajes insignes como George Vasari o Petrarca y el escenario de la mítica película La vida es bella, de Roberto Benigni. 

Está cerca de algunas ciudades muy turísticas como Florencia, perfilándose una excelente opción para alojarse en la Toscana si tienes pensado hacerle una visita. 

También tiene varios atractivos monumentales: la iglesia de San Francisco, el Loggiato de Vasari, la iglesia de Pieve di Santa María, el Palazzo della Fraternita dei Laici y la catedral de San Donato de Arezzo. La Piazza Grande es otro punto destacado de este enclave, que acoge el mercado de Antigüedades, uno de los más populares de la Toscana. 

Dispone de una oferta de alojamientos bastante generosa, que se concentra en los alrededores del centro histórico. Como sucede en todos los destinos, los precios son un más caros en esta parte, pero siguen siendo muy accesibles. 

No obstante, los que buscan zonas más económicas para hospedarse en la Toscana pueden echar un ojo en las inmediaciones de la estación de tren. También es una opción si tienes pensado viajar en tren a Florencia o llegas a través de este medio de transporte. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN AREZZO

Además de este artículo sobre las mejores zonas donde alojarse en la Toscana también te puede interesar alguno de éstos: las mejores zonas de Roma, las mejores zonas de Venecia, las mejores zonas de Milán, las mejores zonas de Nápoles

7. Pitigliano

Dónde dormir en la Toscana: La localidad de Pitigliano

Pertenece a la provincia de Grosetto, y es conocida como la «pequeña Jerusalén», ya que acoge a una pequeña comunidad judía desde hace mucho tiempo, que tiene su propio barrio y sinagoga, por el que te recomendamos perderte. 

Su localización en lo alto de un promontorio rocoso de caliza y limo, cuya coloración se camufla con las casas descolgadas, perfila su estética y la dota de una belleza de lo más evocadora. 

En sus estrechas callejuelas de ambiente medieval se cuela un valiosa colección de construcciones, aunque muchas se concentran en el casco histórico, al que se accede por la bonita piazza Petruccioli. 

Las más destacadas son el palacio Orsini, que acoge el museo Arqueológico, la catedral de San Pedro y San Pablo, que data del siglo XVI, el acueducto mediceo o la iglesia de Santa María de la Asunción. 

En los alrededores también hay algunos atractivos, especialmente recomendados para los amantes de la historia y la arqueología, como la necrópolis de Gradone, que conserva tumbas del siglo VII a.C.; la de San Giovani, que integra tumbas excavadas en la toba -un tipo de roca volcánica-; o Morranaccio, que data de la Edad del Bronce. Sin olvidarnos de las termas de aguas mineromedicinales de Saturnia. 

Pero esta localidad toscana es también la cuna del vino Bianco de Pitigliano, un blanco a base de uvas Trebbiano y Chardonnay, que además goza de Denominación de Origen. 

Pitigliano es una localidad pequeña. Así que la mayoría de los alojamientos están en torno al palacio de Orsini y la plaza Garibaldi y, por lo tanto, cerca de los principales puntos de interés. 

Es una opción a considerar a la hora de buscar alojamiento en la Toscana para quienes buscan lugares con encanto, conocer la historia de la región o disfrutar de la tranquilidad. Además, la relación calidad-precios de los hoteles se adapta bastante bien a todos los bolsillos. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN PITIGLIANO

8. Pienza

Dormir en la Toscana: La zona de Pienza

Se enclava en el corazón de la provincia de Siena, en el Valle d’Orcia. Es la ciudad natal del papa Pío II, quien puso toda la voluntad de convertirla en un esplendoroso modelo de ciudad ideal renacentista, a la altura de otras como Florencia. Y lo logró, pues el casco antiguo está declarado Patrimonio de la Humanidad. 

Organizado en torno a la plaza Pío II, atesora joyas suntuosas como la catedral, el palacio Piccolomini, el Duomo de Pienza, la concatedral de Santa Maria Assunta o el palacio de los Borgia. 

Conviene incluir este destino en el listado de lugares para hospedarse en la Toscana si viajas en familia, buscas lugares tranquilos o con encanto. Por fortuna, la oferta de hospedajes es más generosa que en otras localidades próximas y, en función de la temporada, más económicos. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN PIENZA

9. Montepulciano

Alojarse en la Toscana: Monte Pulciano

Se encuentra a menos de 20 km de Pienza, entre el valle di Chiana y el de d’Orcia, en lo alto de una colina y rodeado de ondulantes colinas, olivos y viñedos, de los que se obtienen las uvas con las que se elabora el popular vino tinto Nobile Montepulciano. 

De origen etrusco, es una localidad de «cine», pues sus calles, decoradas con una suerte de residencias renacentistas, iglesias y palacios, han servido de escenario para la parte «Luna Nueva» de la saga Crepúsculo. 

Por lo tanto, si eres un amante de los vampiros y las películas, ya tienes la excusa perfecta para incluirlo en el primer puesto de lugares donde dormir en la Toscana. 

Pero este enclave del sur de la región tiene otros atractivos turísticos. Se aglutinan en torno a la piazza Grande, muy conocida por acoger celebraciones importantes como Bravio delle botti, en la que los vecinos de los barrios compiten rodando un enorme tonel cuesta arriba hasta llegar a dicha plaza. 

En ella, también podrás ver el palacio gótico de Comunale, la catedral y el palacio Tarugi. También tienen su encanto, las iglesias de San Blas y San Agustín y el palacio Cervin, si bien es cierto que están más alejadas del centro. 

Es una opción interesante a la hora de alojarse en la Toscana para los que quieren disfrutar de la naturaleza, el ambiente toscano más rural o el aristocrático vino de la localidad. Además, hay variedad de hoteles, entre los que se incluyen alguno de cinco estrellas. 

Al ser más turística que sus vecinas, en buena parte gracias al cine, los precios son un poco más caros. Aún así siguen siendo más accesibles que en las ciudades clave de la Toscana como, por ejemplo, Florencia o Pisa. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN MONTEPULCIANO

10. Pisa

Alojamiento en la Toscana: Pisa

Para la mayoría de los viajeros, no precisa presentación. ¿La razón? Atesora la torre inclinada más popular del mundo, objeto de fascinación de miles de viajeros al año y de las fotos que más lucen en ‘Instragram’. 

Aparte de la torre, que es un auténtico referente de la arquitectura de la región, esta ciudad toscana ha sido una de las más importantes del Mediterráneo al tener el monopolio sobre las rutas marítimas más importantes. 

Además, está salpicada con una enorme colección de palacios, iglesias góticas y edificios románicos que conforman uno de los entramados urbanos más bonitos de Italia. 

La joya de la corona es el Campo dei Miracoli, que acoge la catedral, el Camposanto y el Battisterio. Aunque también cuenta con otros tesoros como las iglesias de Santa María de la Espina y San Nicola. 

A la hora de buscar alojamiento, lo ideal es dirigirse a los alrededores de su famosa torre, pues está próxima a algunos reclamos monumentales, si bien es cierto que los precios son los más elevados de la ciudad. 

Pero si queremos estar en el centro de la mayoría de los atractivos turísticos, es mejor echar un ojo en el centro histórico, ubicado entre la estación de trenes y la catedral. Además, los hospedajes son ligeramente más bajos que los situados en las cercanías de la torre. 

No obstante, si quieres opciones más económicas, conviene buscar en las inmediaciones de la Estación Centrale de trenes, que conecta con Génova, Roma o Florencia, entre otras. Además, está a unos 20 minutos del aeropuerto, presentándose una buena alternativa si no quieres cargar maletas y llegas o te vas en avión. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN PISA

11. Livorno

Dónde alojarse en la Toscana: La localidad de Livorno

Se extiende de cara al Mediterráneo, en la costa central de la región. Atesora algunos enclaves populares como la isla de Elba, que es la más grande de la Toscana, el mayor puerto de la región y numerosos restos de época etrusca, que le han valido el calificativo de «costa de los etruscos». 

Sus calles guardan interesantes atractivos arquitectónicos como la Fortezza Vecchia, los bastiones que datan del siglo XV y decoran el puerto, el palazzo del Laderdel, el monumental edificio neoclásico de Cisternone, la Fortezza Nuova, la catedral de San Francisco o la iglesia de Santa Caterina. 

Sin embargo, uno de los grandes reclamos de esta ciudad portuaria son los canales que articulan la zona conocida como Venezia Nuova, por los que te recomendamos navegar. Tampoco dejes de dar una vuelta por el original paseo marítimo, cubierto con un original mosaico en forma de ajedrez, ni de visitar el museo del Mediterráneo. 

Livorno es una magnífica alternativa para dormir en la Toscana para quienes buscan disfrutar de la belleza del Mediterráneo sin mucha compañía, pues no es demasiado turística. 

Por fortuna, dispone de un buen número de hospedajes, muchos de los cuales se sitúan en la zona del puerto, por lo que ofrecen vistas al mar. En el centro,cerca de la catedral de San Francisco y el mercado Central, también hay un buen número de ellos, aunque cuestan más. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN LIVORNO 

12. Viareggio

Dormir en la Toscana: Viareggio

Se enclava en la provincia de Lucca, en el corazón de la costa de Liguria y la comarca de Versilia. Posiblemente, a más de un viajero le resulte familiar por su carnaval, que atrae a miles de viajeros cada año. 

Su celebración se remonta a 1973 y en él toman el protagonismo las enormes carrozas de papel maché, que se construyen en el hangar del carnaval, la música y el ambiente festivo. 

Las playas son el otro gran atractivo de esta localidad, que la convierten el destino por excelencia de los amantes del sol y el relax. 

No obstante, también dispone de algún atractivo monumental, ideal visitar entre baño y baño, como la torre Matilde, y cultural como la pinacoteca Lorenzo Viani o el museo Arqueológico. 

Es una de las zonas más concurridas de la región, especialmente durante el carnaval y la época estival. Por ello, encontrarás un buen número de hoteles, cuyos precios son más caros que en otras localidades, especialmente en las fecha citadas. 

Si buscas ambiente, playa y diversión, conviene incluirla en el listado de destinos para alojarse en la Toscana. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN VIAREGGIO

13. San Gimignano

Toscana: alojamiento en San Gimignano

Al sudeste de Florencia, sobre lo alto de una colina y rodeado a una antigua muralla, se alza este pequeño pueblo. Es uno de los más auténticos, por cuanto conserva la esencia y la arquitectura de época medieval, que además le han hecho valedor del reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad. 

Así que si buscas enclaves monumentales y rebosantes de historia, nuestro consejo es que priorices este pueblo a la hora de buscar donde dormir en la Toscana. 

Pero lo que ha colocado a este pueblo en el punto de mira turístico son las 15 torres medievales que conserva (eran 72), que perfilan su silueta y lo convierten en el referente arquitectónico de la región. 

Entre ellas, se cuelan un buen número de iglesias, siendo las esenciales San Agustín, en cuyo interior alberga interesantes obras renacentistas, la colegiata de Santa Maria Assunta y la catedral. 

También merecen una visita el palacio Comunale y la torre Grossa, la más alta, desde cuyas alturas la panorámica es preciosa. 

A pesar de su reducido tamaño (se puede visitar en unas horas), tiene un buen número de hoteles. La mayor parte de ellos están en torno a la calle San Mateo, que es una de las arterias principales de la localidad, y la torre Chigi. 

Es muy turística, sobre todo durante los meses que domina el buen buen tiempo, lo que incrementa los precios de los alojamientos. Sin embargo, si miras fuera de temporada, no tendrás problema en reservar un hotel céntrico sin gastarte mucho. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN SAN GIMIGNANO

14. Crete Senesi

La Toscana: Alojarse en Crete Senesi

Esta región del sur de Siena está formada por seis localidades: Rapolano Terme, Buonconvento, Asciano, Monteroni d’Arbia, Murlo y Chiusdino. Todas ellas ofrecen el marco paisajístico más típico de la Toscana: suaves, ondulantes y verdes colinas, entre las que se cuelan antiguas masías, granjas y casas rurales repletas de encanto. 

No obstante,cada una tiene atractivos propios. Por ejemplo, Buonconvento conserva parte de las antiguas murallas y el bonito palacio del Podestá; Raponalo Terme destaca por sus aguas termales y por su foccacia dulce; y Asciano guarda la abadía de Monteoliveto Maggiore, uno de los monasterios más importantes de Siena al atesorar ricos frescos del Renacimiento. 

En cualquiera de las localidades que la conforman hallarás alojamientos, muchos de ellos rurales, que te darán la oportunidad de disfrutar del lado más rural y tradicional de la Toscana y sin gastar demasiado dinero. Nuestra recomendación es elijas un pueblo como base y, desde este, realices excursiones al resto. 

ENCUENTRA ALOJAMIENTO EN CRETE SENSI

Categorías Italia

Deja un comentario