Dónde alojarse en Roma: las 9 mejores zonas

Dónde alojarse en Roma

Las mejores zonas donde alojarse en Roma son el centro de la ciudad y Termini. El centro es perfecto para hacer turismo, allí están muchos de los principales atractivos turísticos de la ciudad, y Termini es muy popular entre quien busca alojamiento económico. Además de estas dos zonas hay otras que también son muy interesantes como el Vaticano, Monti, o el Trastevere.

Roma es una de las ciudades más turísticas de Europa y como tal tiene una gran cantidad de establecimientos turísticos. Sin embargo la relación calidad precio no es de las mejores del continente.

Hay una enorme variedad de precios y categorías de hoteles y hostales, pero lo que pagas y la calidad de lo que recibes, sobre todo en las zonas más céntricas, suele ser peor que en otras grandes capitales europeas.

En las zonas más céntricas los precios de las habitaciones dobles con unos mínimos estándares de confort se sitúan a partir de los 100 euros.

Los precios del alojamiento en Roma se encarece bastante en temporada alta, desde mayo hasta finales de octubre. De viajar en esas fechas es aconsejable reservar alojamiento con cierta antelación.

Si bien las zonas más populares son el centro y Termini, hay que tener en cuenta que el centro es bastante grande y tiene zonas muy diferentes entre sí. Además de estas dos zonas hay otras que están cerca del centro y que pueden ser una alternativa muy buena como el Vaticano, Monti, o el Trastevere.

Dónde alojarse en Roma: las mejores zonas

1. El centro del centro histórico: Piazza Navona, el Panteón, y la Fontana di Trevi

Dónde hospedarse en Roma: Piazza Navona

Se puede considerar como centro histórico de Roma una zona bastante grande en la margen oriental del río Tíber, compuesta por sectores con bastantes diferencias entre sí. 

Se trata de un laberinto de calles y callejones medievales empedrados cuajados de ruinas antiguas, pintorescas plazas, iglesias y edificios del Renacimiento y el Barroco. 

Es perfecta para ser recorrida y disfrutada a pie, sin prisas, porque es uno de los entornos más hermosos y ricos en historia de todo el mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad.

El centro histórico es, indudablemente, la zona más buscada para alojarse en Roma. Es ideal para un primer viaje a la “ciudad eterna” o una estancia corta, pues brinda un acceso fácil a pie a muchas de sus principales atracciones turísticas. 

Por eso, en términos generales, es la zona más costosa para dormir en Roma y cuenta con una alta demanda, lo que hace muy recomendable reservar con bastante anticipación. 

La oferta es amplia, desde hoteles de lujo a apartamentos turísticos, pasando por el típico bed & breakfast. Sin embargo, la gran oferta que hay, a menudo, no se corresponde con una buena relación calidad precio. Muchos son establecimientos antiguos y bastante pequeños.

El centro histórico también se caracteriza por estar repleto de bares, café, restaurantes y todo tipo de servicios, además de ser una zona con bastante animación y vida nocturna. 

Adolece un poco de falta de buenas comunicaciones, porque el metro no cubre amplias zonas de esta parte de Roma y es necesario recorrerla a pie o con autobús. La parada de metro más cercana está en el norte del centro histórico, en la Plaza de España.

Al ser una zona tan heterogénea, se pueden establecer diferentes características según la ubicación. Lo más “céntrico” del propio centro histórico sería el área que cubre los alrededores del Panteón, la Piazza Navona y la Fontana de Trevi. 

El Panteón, construido en el siglo I a. C., es uno de los monumentos más destacados de Roma, que impresiona por su enorme cúpula y su interior de mármol. 

Por su parte, la Piazza Navona es la más grande de Roma y alberga, además del famoso obelisco de Domiciano, algunas de las fuentes más hermosas de la ciudad, como la de los Cuatro Ríos, diseñada por Bernini. 

Aunque, probablemente la más conocida en todo el mundo es la Fontana de Trevi, una joya barroca en la que la tradición establece que hay que arrojar una moneda para volver a Roma.

En el centro histórico se distingue, por sus características propias, una zona norte que iría desde la plaza de España hasta la Piazza del Popolo. La emblemática plaza de España acoge una escalinata de principios del siglo XVIII que tiene casi tanta fama como la propia plaza. 

En sus alrededores proliferan los hoteles de lujo, alojamientos refinados con todas las comodidades y una experiencia de lujo. 

Hacia el extremo norte, el ambiente se va haciendo muy exclusivo, propio de una de las zonas más elegantes de Roma donde abundan las tiendas de diseñadores reconocidos, restaurantes chics, cafeterías elegantes y hoteles de lujo. 

Aquí destacan las construcciones señoriales, fuentes majestuosas o iglesias barrocas. 

Desde la Piazza del Popolo hacia abajo se extienden las tres calles del llamado Tridente: Via di Rippeta, vía del Corso y vía del Babuino

Esta es la parte del centro histórico donde las comunicaciones con el resto de la ciudad son mejores, con dos estaciones de metro en las cercanías, Spagna y Barberini.

El sector sur del centro histórico se concentra entre la plaza de España y la Piazza Navona, entre las que no hay más de 10 minutos caminando. Aquí es mayor la sensación de antigua Roma y se observa mejor la vida clásica romana.

En los alrededores del Panteón, cerca de la Piazza Navona, se desarrolla una zona realmente más turística y con mucha animación, aunque también hay bares, restaurantes y tiendas populares entre los locales. 

Lo menos positivo es que no se trata de una zona muy bien comunicada, ya que no tiene metro cerca, aunque sí varias paradas de autobús. También aquí los precios de los alojamientos son altos, especialmente en temporada alta. 

Cerca del extremo sur se encuentra Campo dei Fiori, la única plaza histórica que no cuenta con iglesia. Era el corazón de la Roma medieval y actualmente destaca su animado mercado callejero, sus talleres artesanales y sus pintorescas tiendas. 

Este es un entorno muy vivo y la noche puede ser especialmente ruidosa, nada indicado para quienes quieran dormir con tranquilidad.

Distinguiendo una zona este del centro histórico, encontramos Trevi y los alrededores de Piazza Barberini. El ambiente es algo diferente, en una zona muy concurrida de día, pero bastante tranquila de noche. 

Las tarifas de alojamiento siguen siendo bastante elevadas, aunque en los alrededores de la plaza es posible encontrar alojamiento con mejor relación calidad/precio. 

Como gran ventaja, cuenta con la presencia de la estación de Barberini, de la línea A, aunque se puede llegar andando en menos de media hora a los principales puntos de interés turístico. 

El inconveniente es que algunos puntos cercanos a la Fontana de Trevi son especialmente ruidosos.

HOTELES RECOMENDADOS EN EL CENTRO HISTÓRICO

(€€€) Lifestyle Suites Rome: ¿Te imaginas dormir en Roma y tomar el desayuno frente a la Piazza Navona? Esto es lo que te espera en el Lifestyle Suites Rome. El hotel está ubicado en un palacio reformado y ofrece amenidades propias de la nobleza. ¡Organiza una tarde de compras o visita los lugares de interés más cercanos! El Panteón y la Fontana di Trevi están a menos de cinco minutos.

(€€) Eitch Borromini Palazzo Pamphilj: Este hotel 4 estrellas está al nivel de los mejores del mundo. El alojamiento se encuentra en un palacio barroco diseñado por Francesco Borromini, justo al frente de su obra más destacada: la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane. ¿Nuestra recomendación? Sube a la terraza, refréscate con un tartufo y admira la puesta de sol con la basílica de San Pedro, el Panteón y la plaza Navona detrás. ¡Será un sueño hecho realidad!

(€) Hotel Piazza Di Spagna: Encontrar un hotel en el centro de Roma con tarifas por debajo de los 100 euros la noche es misión casi imposible. Este hotel de 3 estrella de gestión familiar es uno de los pocos (al menos en temporada baja) con esos precios.

2. El Coliseo y la Roma Antigua, ideal para estar cerca de las visitas turísticas

Dónde dormir en Roma: Roma Antigua

Poco hay que decir de los atractivos propios de esta zona de la capital italiana. Sin duda, elegir la parte antigua a la hora de hospedarse en Roma es una excelente opción para quienes quieran ver cuantos más monumentos históricos y con mayor simbolismo, mejor. 

La Roma antigua milenaria, que era conocida como la urbs, abarcaba una considerable extensión. Las partes que comprenden geográficamente lo que hoy se considera Roma antigua son, principalmente, el área central y oriental de la ciudad, más al sur de lo que podemos denominar actualmente el centro histórico. 

Además de tener muchas calles llenas de encanto y algo más de tranquilidad que el centro histórico, por su ubicación permite explorar muchos puntos de gran interés de la “ciudad eterna”. 

Además, a diferencia de otras zonas céntricas de Roma, este sector está muy bien comunicado con el resto de la ciudad. Incluso, tiene una estación de metro en el mismo Coliseo.

Indudablemente, aquí hay mucho que ver, empezando por el famosísimo Coliseo, el gran anfiteatro de visita obligada. En frente, el arco de Constantino y la entrada al Foro Romano, también conocido como Gran Foro. 

Fue la plaza principal de la antigua Roma, el centro político, religioso y comercial donde se amontonaban templos, basílicas, edificios gubernamentales y espacios públicos para desarrollar actividades políticas y sociales y que ahora conserva los restos de estas estructuras. 

Monumentos como la Curia romana, el arco de Septimio Severo, la columna de Trajano, los templos de Vespasiano, Cástor y Pólux, Saturno, Vesta o Antonio y Faustina, las basílicas de Magencio y Constantino, el arco de Tito o la Columna de Foca, entre tantos y tantos lugares emblemáticos.

También encontramos algunas de las famosas siete colinas en las que se fundó Roma, como la colina Palatina, que albergaba las residencias de los emperadores y clases aristocráticas y dice la tradición que fue lugar de origen de la ciudad. 

O la colina Capitolina, corazón religioso de la urbe, donde se encontraba el templo de Júpiter Capitolino y hoy acoge la plaza de Campidoglio, diseñada por Miguel Ángel. 

Sin olvidar el monumental Circo Máximo, el principal recinto para carreras de carros y otros espectáculos, con capacidad para decenas de miles de espectadores y monumentos algo más modernos, como la basílica de San Juan de Letrán, la de Santa María la Mayor y la iglesia de San Pedro Encadenado.

A nivel de estancia en esta zona, se puede señalar que sus calles, por la noche, cuando se han ido los turistas, tienen bastante poca vida. Hay algunos bares y restaurantes, pero desde luego no llegan a la cantidad de otras áreas con más ambiente. 

Para subsanar esas carencias, se puede llegar en un paseo hasta la Piazza Navona o el barrio de Monti, o cruzar el río hasta el Trastevere, zonas con mayor oferta de ocio.

En cuanto al alojamiento, hay que señalar que no hay tanta cantidad y variedad si se compara con otras zonas de Roma. Esta oferta limitada obliga a reservar pronto, no solo porque se acaba, sino porque los precios tienden al alza, sobre todo en temporada alta. 

Esa alta demanda turística y los innegables atractivos hacen que el alojamiento tienda a ser más caro que en zonas más periféricas, donde los hoteles suelen ser más modernos y de mayor calidad.

Entre las desventajas, lógicamente es una de las áreas más visitadas de la ciudad, pudiendo estar abarrotada de turistas durante el día, con las aglomeraciones y molestias que eso supone. 

Si alguien pretende visitar Roma con su vehículo propio, esta parte de la ciudad puede resultar muy complicada, por la movilidad muy reducida de las vías peatonales y limitaciones al tráfico rodado.

HOTELES RECOMENDADOS EN ROMA ANTIGUA – COLISEO

(€€€) Hotel Palazzo Manfredi – Relais & Chateaux. ¿Podrás dormir en Roma con tantas maravillas? ¡Esperamos que sí! Con vistas al Foro Romano, Coliseo y Domus Aurea, el Hotel Palazzo Manfredi destaca entre los demás de la zona. Aunque su precio es casi inalcanzable, el espectáculo visual dentro y fuera del hotel lo vale. ¡No dejes de visitar su restaurante! Sirve pasta fresca y otras delicias culinarias hechas con ingredientes de mar y tierra 100 % orgánicos.

(€€) Mercure Roma Centro Colosseo. Una forma de alojarse en Roma al frente del Coliseo, pero a un cuarto del precio del Palazzo Manfredi. Este pequeño -pero grandioso- hotel tiene todo lo que necesitas para unas vacaciones fantásticas: vista espléndida, acceso al metro, desayunos italianos auténticos -con espresso, sfogliatelle y biscotti– y una piscina en la terraza desde donde podrás apreciar la magnificencia del Coliseo, antiguo hogar de los gladiadores.

(€) Hotel Lancelot. Un hotel tradicional con una ubicación espléndida. El alojamiento cuenta con todas las comodidades, incluyendo un restaurante de comida mediterránea y gastronomía italiana clásica. También hay espacios de recreación, jardines, salones de lectura, etc. Pero lo grandioso del Hotel Lancelot (y la razón por la que lo buscan para alojarse en Roma) es su precio. Y es que, para estar a 350 metros del Coliseo, ¡es casi un regalo!

3. Via Veneto y Villa Borghese, una zona exclusiva donde dormir en Roma

Vila Borghese

Son dos áreas exclusivas y elegantes de Roma, con ubicación privilegiada, pues se encuentran en la parte norte del centro histórico y, por tanto, cerca de muchas de las principales atracciones turísticas, así como de restaurantes, tiendas y una animada vida nocturna. 

Su aspecto mismo es sofisticado, con hermosas calles arboladas, edificios históricos y atmósfera muy exclusiva.

Vía Vittorio Veneto, más conocida como Vía Veneto, es una calle del centro histórico romano que conduce cuesta arriba desde Piazza Barberini hasta Porta Pinciana, en las cercanías de Villa Borghese. 

Esta famosa calle, de ambiente sofisticado, fue el corazón de Roma en tiempos de la Dolce Vita de la década de 1950 y saltó a la fama por la película de Fellini con el mismo nombre. Destaca por su elegancia y glamour, albergando tiendas de diseñadores de lujo, boutiques exclusivas y elegantes cafeterías. 

Situado al final de vía Véneto, Villa Borghese es un gran espacio verde muy cuidado, ideal para relajarse, al tiempo que cuenta con varios museos muy interesantes. Es una de las zonas más tranquilas de Roma. 

Se puede disfrutar de la actividad comercial del llamado “Tridente”, conjunto de tres calles que parten de la Piazza del Popolo hacia el sur: Vía di Ripeta, vía del Corso y vía del Babuino, así como de las elegantes tiendas de Vía del Condotti. 

Además, está bien dotada de tiendas, cafeterías, bares y buenos restaurantes, no tan bulliciosos como en otros lugares, permitiendo descansar bien por las noches.

La situación de esta zona es muy buena, porque, además de estar bastante cerca del centro, a una distancia perfectamente caminable, está muy bien comunicada. 

Por metro, la estación de Flaminio está junto a la entrada de Villa Borghese y conecta con el Vaticano y el Coliseo en unos pocos minutos, pasando cerca de la Fontana de Trevi (estación Barberini) y de la Plaza de España (Spagna). Además, está también bien conectada con autobús y tranvía.

Aun estando más separada de la parte más antigua de la ciudad y los monumentos más admirados, no deja de ser una zona muy interesante, con joyas como la hermosa fuente de Tritón, de Bernini, impresionante obra de arte barroco en la Plaza Barberini, al inicio de la Vía Veneto. 

El mismo parque de la Villa Borghese merece en sí una visita larga, para pasear por sus 80 hectáreas donde se pueden recorrer sus senderos y hacer diversas actividades, como montar en bicicleta o alquilar un bote de remos en el lago.

En el interior del parque hay varios museos tan importantes como la Galleria Borghese, en lo que fue la antigua residencia del cardenal, exponiendo una de las colecciones más importantes de pintura y escultura de Roma, con obras de Bernini, Caravaggio, Rafael o Tiziano. 

También, merece la pena visitar el Museo Nacional Etrusco de Villa Giulia, con una amplia colección de objetos de esta antigua cultura itálica; la Galería Nacional de Arte Moderno y Contemporáneo, con una extensa colección desde el XIX hasta la actualidad; o la Casa del Cinema, que organiza proyecciones, exposiciones y eventos. 

Y para los más pequeños, en Villa Borghese, incluso hay un parque zoológico llamado Bioparco.

Si el precio no es obstáculo, sin duda es una zona muy recomendable donde predominan los establecimientos de alta gama y servicios de primera clase, con hoteles de porteros uniformados, pisos de mármol, lujosos spas y todo tipo de comodidades.

HOTELES RECOMENDADOS EN ROMA EN VIA VENETO

(€€€) Hotel Edén – Dorchester Collection. Radiante, elegante y exclusivo… Así es el Hotel Edén de la Dorchester Collection. Con el eslogan «conoce la verdadera hospitalidad italiana» este 5 estrellas se posiciona como uno de los mejores para alojarse en Roma. Si bien la ubicación es magnífica, el complejo también lo es. Tiene cuatro restaurantes y bares -incluyendo uno galardonado por sus insuperables vistas y aperitivos, «La Terrazza»- y está rodeado de boutiques selectas como Prada y Gucci.

(€€) Hotel Degli Artisti. ¡Fantástico en todo sentido! Aunque es un poco pequeño, cuenta con terrazas al aire libre; algo propio de las cafeterías romanas. Ahí podrás sentarte a disfrutar de un caffè macchiato -y de un delicioso cornetto relleno de Nutella- o simplemente admirar la puesta de sol. Además de la atención del personal -que es insuperable- los huéspedes valoran la variedad de quesos, embutidos y salchichas del desayuno y, por supuesto, ¡su ubicación!

(€€) The Radical Hotel Roma. Una opción económica para alojarse en Roma. En un radio de 2 km, encontrarás la Plaza España y la Fontana di Trevi y, si caminas un poco más, el Panteón y la plaza Navona. Su interiorismo es diferente al resto: moderno con elementos en tendencia, mobiliario actual en tonalidades en naranja y gris, y superficies en madera clara. Los turistas destacan el desayuno, la estación de café a la carta, la atención del personal y ¡los postres!

4. Plaza España y el Tridente: zona excelente para alojarse en Roma

Dónde dormir cerca de la Plaza España de Roma

Otra zona que pertenece al centro histórico pero que tiene un aire algo diferente a la zona de la Piazza Navona, es toda el área que va desde la Plaza España hasta la Piazza del Popolo. Comúnmente las tres calles que bajan desde la Piazza del Popolo, la Via di Ripetta, la Via del Corso, y la Via del Babuino, se conocen como el Tridente.

Es uno de los mejores sitios para ir de compras. Aquí encontrarás las tiendas más exclusivas de la ciudad, muchas de ellas en la Via Condotti. A esta zona no le faltan cafés y restaurantes elegantes. Hay gran cantidad de hoteles muy chic con precios no aptos para todos los bolsillos.

HOTELES RECOMENDADOS EN LA PLAZA ESPAÑA – TRIDENTE

(€€€) Margutta 19 – Small Luxury Hotels of the World. Este hotel tiene un diseño exquisito y una ubicación privilegiada, justo en medio de la Piazza di Spagna y la Piazza del Popolo. Su entorno está lleno de joyerías, tiendas de alta costura, espacios de arte y galerías contemporáneas. Las habitaciones son perfectas y cuentan con baños que parecen un spa privado. Pero lo mejor es el restaurante, Assaggia. ¿Qué platos recomendamos? Sin duda, el vitello tonnato, el radicchio gratinato y el fileto de vitelo. ¡Mamma mía!

(€€€) Babuino 181 – Small Luxury Hotels of the World. SHL lo volvió a hacer, pero esta vez con un hotel 4 estrellas. El Babuino 181 es perfecto para dormir en Roma cómodamente. Sus suites son amplias, contemporáneas y están cargadas de elegancia. Además, está cerca de las estaciones de transporte público y de lugares atractivos para los turistas, como la Plaza España, la Plaza del Pueblo y la cúpula de San Pedro. Y, ¿qué hay de la vista? ¡Magnífica!

(€) Hotel Piazza Di Spagna. Una de las alternativas más baratas para alojarse en Roma sin renunciar a la ubicación. El hotel se sitúa en el rione turistico de Tridente -un barrio movido y vibrante- pero su bullicio no te perturbará. Y es que todas las habitaciones del complejo han sido insonorizadas para que puedas tener una estadía confortable. En sí, el hotel no tiene lujos ni servicios exclusivos. Sin embargo, está cerca de la Via Condotti y de los monumentos más visitados de la Ciudad Eterna.

5. Monti, céntrica y bien comunicada

Monti

El Coliseo, originariamente Gran anfiteatro de Vespasiano, es uno de los monumentos más populares de Roma y, como tal, está rodeado de un buen número de hoteles, restaurantes y cafés. 

Esto supone que las áreas cercanas al emblemático anfiteatro romano constituyan una buena opción para alojarse en Roma. Y entre todas esas zonas destaca el distrito de Monti, ubicado entre el Coliseo y la frontera nordeste de Termini. 

Aunque no forma parte propiamente del casco histórico de Roma, tiene una posición estratégica para conocer muchos de los principales atractivos de la capital italiana en apenas un paseo. 

Monti es una de las zonas más antiguas de Roma, era una especie de barrio marginal donde vivían los gladiadores. Actualmente, es uno de los barrios más de moda de la ciudad, un lugar con encanto con sus calles empedradas, pintorescas plazas y algo de vida nocturna.  

Monti es el lugar ideal para quienes busquen un ambiente bohemio que combina el encanto de los monumentos históricos con un aire de modernidad. Por eso, cada vez atrae a más visitantes, aunque sigue conservando su autenticidad y no está tan concurrido como el centro histórico.

Para una estancia cómoda, en Monti abundan restaurantes, cafés, bares, boutiques y galerías de arte dentro de un ambiente algo más relajado que en el centro histórico. Esta es la zona que más me gusta para dormir en Roma.

El corazón del barrio es la animada Piazza Madonna dei Monti, con sus calles adyacentes Vía del Serpenti y Vía Boschetto, ambas repletas de atractivos bares, restaurantes y comercio. 

Todo esto, ya animado en sí, cobra vida especial al caer la noche y durante los fines de semana, cuando se convierte en un entorno bastante bullicioso. 

Aparte de la cercanía a los monumentos históricos más destacados, a un paso del Coliseo y el Foro romano, Monti cuenta con muy buenas comunicaciones por transporte público con el resto de la ciudad, a través de la línea B de metro (estaciones de Cavour o Coliseo), tranvía y autobuses que permiten acceder a sectores más alejados como el Vaticano o Trastevere.

Además, Monti cuenta con sus propios atractivos, albergando un monumento imperdible en Roma como es la basílica de Santa María la Mayor, de finales del siglo XIII, que atesora una magnífica colección de arte y arquitectura, incluidos mosaicos bizantinos. 

Otro templo importante es la iglesia de San Pedro Encadenado, que custodia las cadenas con las que se dice que San Pedro estuvo encarcelado y una de las esculturas más conocidas de Miguel Ángel, el Moisés, con sus peculiares cuernos.

También es posible visitar importantes yacimientos arqueológicos a una distancia caminable como el Mercado de Trajano, que data del siglo II y muestra las ruinas de lo que sería el complejo comercial más antiguo que se conoce en Europa; y hacia el sur, ya en el barrio de Celio, las Termas de Caracalla, impresionante complejo de baños públicos del siglo III. 

Tampoco faltan los espacios verdes, como el parque Colle Oppio, en una colina repleta de ruinas antiguas desde donde se disfruta de impresionantes vistas del Coliseo y el Foro Romano.

Respecto al alojamiento, Monti dispone de una buena oferta en forma de hoteles y apartamentos turísticos que son, de media, más asequibles que los del centro histórico de Roma, aunque el aumento de popularidad de los últimos años está repercutiendo en el alza de estos precios. 

No obstante, se sigue manteniendo como uno de los barrios céntricos con mejor relación entre calidad y precio en sus alojamientos. 

HOTELES RECOMENDADOS EN MONTI

(€€€) Palm Suites. Un apartotel que funde colores intensos con superficies en madera, piedra y cemento para lograr una apariencia atemporal. Esto, en conjunto con el encanto del edificio -que data del siglo XVIII- hace que el Palm Suites sea la mejor opción para dormir en Roma y disfrutar del confort. ¡Imagínate en un tour privado por las ruinas romanas o tomando un tratamiento de champán y frutas en la terraza! ¿Hay algo más lujoso que eso?

(€€) Monti Palace Hotel. ¡A pocos pasos de todo lo que quieres ver en Roma! Su ubicación es estratégica -de eso no hay duda- pero lo que más destaca es la calidad-precio del alojamiento. Las habitaciones son amplias con vistas panorámicas a la Ciudad Eterna, está cerca de varias paradas de transporte, cuenta con wifi y está rodeado de galerías, restaurantes y bares. ¿Y la comida? ¡Imperdible! Hay mesas de frutas de temporada y estaciones con tiramisú, crostata, pasticcini y otras delicias.

(€€) Princeps Boutique Hotel. ¡Quédate en un edificio histórico con todas las comodidades! El Princeps Boutique es prácticamente un palacio de mármol con vista a la basílica papal de Santa María la Mayor. Si quieres distraerte, ¡reserva una excursión al Centro Histórico o asiste a una obra de teatro! El personal del hotel se encargará de todo. ¿Prefieres pasear por las noches? ¡También podrás hacerlo! El Princeps está a tan solo 10 minutos del Coliseo, la Fontana Ninfeo del Palatino y otros lugares de interés.

6. El Vaticano, para estar cerca del Vaticano y del centro

El Vaticano

No más de 1.000 personas habitan en el Vaticano, por lo que el alojamiento allí es poco menos que imposible. A cambio, las calles de los alrededores ofrecen una alternativa interesante para dormir en Roma.

Entre las zonas cercanas, la más popular es el barrio de Prati, al norte del Vaticano, un área tranquila del noroeste de Roma sin el bullicio del centro de la ciudad. 

Prati es un barrio residencial, elegante y agradable, con amplias avenidas, tiendas de moda y excelentes restaurantes, que ofrece una interesante variedad de alojamiento más moderno y lujoso que en otras zonas de Roma. 

Sus características arquitectónicas contrastan con el resto de la ciudad, con sus edificios de estilo Haussmann y art nouveau. Fue edificado a principios de 1900, siendo el único barrio romano construido tras la unificación de Italia, pavimentado en un típico estilo romano, con calles más anchas, plazas más grandes y bulevares arbolados.

El barrio cuenta con unos buenos servicios para el visitante y un buen ambiente, con abundantes bares y restaurantes que ofrecen una gran variedad gastronómica, desde restaurantes de alta cocina hasta trattorias familiares. 

Si el ambiente es más residencial que los barrios más céntricos, también la noche es más relajada, presentando una mezcla de bares de vinos al aire libre, elegantes salones de cócteles y restaurantes gourmet. Aquí no vas a encontrar pubs o discotecas para alargar la noche.

La calle principal de Prati es la Vía Cola di Rienzo, un lugar popular para ir de compras donde se encuentra una mezcla de grandes cadenas y negocios locales. 

Cerca de Cola di Rienzo se localiza el Mercado Trionfale al aire libre, donde se pueden probar productos frescos locales como frutas, verduras, quesos y embutidos, al tiempo que se disfruta de una auténtica experiencia culinaria romana.

Prati tiene la ventaja de estar cerca de un imprescindible como el Vaticano y su icónica Plaza de San Pedro, donde celebra el Papa sus audiencias y ceremonias públicas. 

Allí está la imponente Basílica de San Pedro, la iglesia más grande del mundo, reconocida no solo por su arquitectura, sino por su simbolismo religioso. Además, alberga gran cantidad de irrepetibles obras de arte como la famosa Piedad de Miguel Ángel. 

Desde San Pedro hacia el norte se encuentran los palacios papales renacentistas, hogar de los Museos Vaticanos, donde se expone una vasta colección de arte y antigüedades con miles de años de historia. 

En el conjunto destaca la imperdible Capilla Sixtina, con los impresionantes frescos de Miguel Ángel y Botticelli. Saliendo del Vaticano se puede recorrer la vía dei Corridori, un corredor fortificado de 800 metros de longitud para facilitar la huida del Papa. 

El castillo de Sant’Angelo, ya en el barrio de Borgo, es una imponente fortaleza circular originaria del año 135, construida por el emperador Adriano con la idea originaria de que fuera su mausoleo.

Esta parte de Roma está bien conectada con el centro, a través de metro, autobús o tranvía. En cuanto al metro, se dispone de las estaciones de Lepanto y Ottaviano, de la línea 

A, mientras que en autobús se puede llegar hasta la estación de Termini y recorrer el centro histórico, llegando a lugares como la Piazza Navona o la Fontana de Trevi. 

Andando se puede llegar en poco tiempo al Trastevere, su barrio vecino del sur, también en esta margen del Tíber.

En términos de alojamiento, en toda esta zona existe una buena oferta de diferentes categorías y, desde luego, presentan una mejor relación entre calidad y precio que en el centro.

HOTELES RECOMENDADOS EN EL VATICANO

(€€) Starhotels Michelangelo Rome. Aunque no es un 5 estrellas, es uno de los lugares más costosos para alojarse en Roma. Afortunadamente, la tarifa lo vale. Y es que muchas de sus habitaciones dan a la basílica de San Pedro. Además, está a una caminata del Castel Sant’Angelo y de los museos del Vaticano. El desayuno destaca por la variedad de dulces, bollería y postres italianos que incluye; pero ¿sus cenas? ¡Esas sí que son de otro mundo!

(€€) Tmark Hotel Vaticano. Otra opción 4 estrellas para dormir en Roma cerca del Vaticano, pero a mitad de precio. El alojamiento está justo al frente a las murallas de la ciudad y cuenta con un estilo modernista que te dejará impresionado. Pero, ¿qué servicios ofrece el Tmark? ¡Muchos! Desde un delicioso desayuno tipo bufé hasta excursiones guiadas a la Capilla Sixtina. Si decides quedarte aquí, ¡no dejes de visitar «Old Bridge». Tiene el mejor gelato di nocciola.

(€) Hearth Hotel. Económico, céntrico y completamente reformado… Ideal para dormir en Roma y tener una noche reparadora, en especial después de caminar tanto. Y es que este alojamiento 3 estrellas está rodeado de todo lo que deseas ver de la antigua capital del mundo, desde el monte Mario hasta los museos del Vaticano y la plaza de San Pedro. Los platillos que sirven son deliciosos, e ¡incluso tienen opciones para veganos y celíacos!

7. El Trastevere, el barrio con más encanto de Roma

Dónde alojarse en Roma: Trastevere

Este pintoresco barrio tradicional, ubicado en la orilla oeste del Tíber y al sur del Vaticano, ofrece una atmósfera bohemia y auténtica, y es una de las zonas con más encanto de Roma. 

En Trastevere se encuentran sinuosas y estrechas calles adoquinadas, coloridas fachadas de colores pastel y una animada vida nocturna, así como una excelente oferta gastronómica y cultural. 

El barrio es particularmente tranquilo por la mañana y animado por la noche, cuando se convierte en una de las zonas más elegidas para salir a cenar e ir de copas.

La oferta de restaurantes, bares, heladerías y cafeterías en Trastevere es enorme y de calidad. Se encuentran las típicas trattorias tradicionales donde se puede disfrutar de la auténtica cocina romana.

Un inconveniente de Trastevere es que sus conexiones de transporte público no son las mejores. Aunque hay varias líneas de tranvía y bus, no hay metro. 

Tampoco se puede decir que en esta zona se encuentren los monumentos más emblemáticos, pero eso no quiere decir que no tenga sus propios atractivos turísticos. 

El corazón del barrio es la plaza de Trastevere, un entorno muy animado con cafés al aire libre y bastantes artistas callejeros y música en vivo. Allí, se encuentra la Basílica de Santa María, una de las más antiguas de Roma, con su fachada medieval y un interior decorado con hermosos mosaicos bizantinos. 

Aparte de otros templos como las iglesias de Santa Cecilia y San Crisogono, y palacios como el de Salviati o Corsini, destaca en Trastevere la opulenta villa Farnesina, de la época del Renacimiento. 

Entre sus encantos naturales, se puede visitar el Jardín Botánico, con más de 3.000 tipos diferentes de plantas y la colina de Gianicolo, espectacular mirador elevado desde donde se disfruta de bellas panorámicas de toda la ciudad.

A la hora de elegir la zona de Trastevere para alojarse en Roma hay que tener en cuenta que la oferta no es tan amplia como en otras partes de la ciudad y predominan hoteles pequeños, bed & breakfast y apartamentos turísticos, con gran cantidad de Airbnbs

Aunque se pueden encontrar precios más moderados que en el centro histórico, sigue siendo una de las zonas más populares y demandadas. Tenlo en cuenta y reserva con toda la antelación que puedas.

HOTELES RECOMENDADOS EN TRASTEVERE

(€€€) Villa Agrippina Gran Meliá. El Villa Agrippina rodeado de naturaleza e historia, como el Campo de’ Fiori o el río Tíber, es uno de los mejores hoteles de Roma. La opción de la cadena Meliá ofrece -además de habitaciones de lujo- un spa con tratamientos magníficos, hermosos jardines y una amplia piscina climatizada. ¡No dejes de pedir una copa de vino en el restaurante o el bar del hotel! Según los turistas, tienen una selección capaz de deleitar el paladar de cualquiera.

(€€) Horti 14 Borgo Trastevere. ¡Un oasis de perfección cerca del Jardín Botánico! Sus habitaciones deluxe son ideales para dormir en Roma y disfrutar de un espacio íntimo y refinado. La terraza está adornada con las más hermosas plantas y flores mediterráneas: ahí podrás disfrutar de un delicioso tiramisú. Si quieres comer en Roma, podrás hacerlo en el restaurante del hotel o animarte a visitar alguna de las pizzerías tradicionales de Trastevere. ¡No dejes de pedir un cóctel en el Jerry Thomas Speakeasy! Está muy cerca del Horti 14.

(€) B&B Hotel Roma Trastevere. El mejor para dormir en Roma sin pagar más de la cuenta. Si te hospedas aquí, podrás visitar -y comprar souvenirs– en el mercado de Porta Portese o alejarte un poco de la ciudad emprendiendo un viaje en el tranvía. ¿Prefieres caminar por los alrededores? Pues, a pocos pasos encontrarás el arco de Constantino y una colección de plazas, museos y galerías de arte de interés.

8. Termini, ideal para alojarse en Roma a buen precio

Dónde alojarse en Roma: Zona de Termini

La zona de Termini, situada entre los barrios de Monti y Esquilino, acoge la principal estación de trenes de Roma y es una de los lugares más populares para alojarse en Roma. 

La principal razón es que ofrece una buena oferta de alojamiento asequible, sin que haya una lejanía excesiva al centro histórico, ya que se puede llegar a Monti andando en pocos minutos, ya en el extremo del centro histórico.

Realmente, no se puede decir que sea en sí una zona atractiva o con encanto especial y, desde luego, no es el lugar más apropiado si se busca una animada vida nocturna. 

La zona más inmediata a la estación está algo descuidada y por la noche puede tener un ambiente algo más turbio de lo normal, lo que durante muchos años ha originado una mala fama de falta de seguridad en las calles. 

Sin embargo, esa situación ha ido mejorando bastante en los últimos años y con alejarse un tanto de la estación se encuentran calles con mucho mejor ambiente.

Lo cierto es que Termini está un tanto alejado de bastantes de los puntos monumentales más visitados de la capital italiana. Sin embargo, se puede decir que es la zona mejor comunicada de la ciudad, su principal nudo de comunicaciones. 

Con la estación de trenes se asegura una buena conexión con el aeropuerto y resulta perfecto si, durante la visita a Roma, se pretende hacer excursiones por los alrededores. 

Además, se conectan aquí dos líneas de metro y abundan los autobuses y tranvías hacia todos los puntos de la ciudad. 

En la línea A de metro se llega fácilmente al Vaticano, la Plaza de España o la Fontana de Trevi, mientras que con la línea B se alcanzan en poco tiempo lugares como el Coliseo o el Circo Máximo. 

No obstante, Termini cuenta con algunos atractivos propios, destacando en especial la Basílica de Santa María la Mayor, que se encuentra en la cercana colina de Esquilino. 

También cerca de la estación, en la plaza de la República, se puede visitar la impresionante basílica barroca de Santa María de los Ángeles y Mártires, diseñada por Miguel Ángel, que alberga frescos de importantes artistas. 

Un lugar muy destacado entre los atractivos de la zona lo ocupan las Termas de Diocleciano, que dieron su nombre a la estación y el Museo Nacional Romano, alojado en el Palacio Massimo, que alberga una extensa colección arqueológica y artística de trascendencia mundial. 

En la estación misma de Termini hay una joya histórica no demasiado conocida por los visitantes de Roma, como los restos de las murallas servianas, construidas hacia el año 300 a. C. que se pueden contemplar a nivel subterráneo.

A nivel de servicios se puede decir que en Termini hay de todo lo necesario, como restaurantes, cafeterías, bares, tiendas de comida, farmacias y otros establecimientos que pueden contribuir a una estancia cómoda. 

Además, en el vecino barrio de Esquilino, a una sola parada de metro desde Termini, se puede visitar el Mercado Central, donde se pueden encontrar delicias de la cocina romana y el colorido Mercado Esquilino, uno de los mercados al aire libre más grandes de toda la ciudad.

Termini es una opción muy interesante para presupuestos ajustados, que cuenta con la ventaja añadida de unas excelentes comunicaciones con toda la ciudad. 

Hay bastantes tipos de alojamiento, desde las más humildes pensiones hasta hoteles de cuatro estrellas. Los alojamientos más baratos tienden a concentrarse en los alrededores de la estación.

HOTELES RECOMENDADOS EN TERMINI

(€€€) NH Collection Palazzo Cinquecento: ¿Buscas un hotel de lujo en Roma que esté situado cerca de la estación de Termini? Pues no busques más. Este hotel está en la Piazza del Cinquecento justo al lado de la estación. Máxima calidad a un precio mucho más asequible que los 5 estrellas del centro histórico.

(€€) Starhotels Metropole: Este hotel situado a menos de 100 metros de Ópera y a 5 minutos a pie de la estación de Termini es una excelente opción donde alojarse en Roma a un precio accesible en un hotel excelente. Sus habitaciones son francamente fabulosas.

(€) MEININGER Roma Termini: Si algo no falta en la zona de Termini es una amplia oferta de hoteles a buen precio. Entre ellos uno que es una garantía de éxito es este que te sugiero. Combina dormitorios compartidos, habitaciones dobles individuales, y habitaciones familiares.

9. Testaccio, alojamiento más asequible, buena gastronomía y vida nocturna

Testaccio

El barrio de Testaccio está al sur, junto a Ostiense y a las afueras del distrito histórico central de Roma, tras la colina del Aventino. Limita con la ribera oriental del Tíber, justo frente al Trastevere, que se extiende al otro lado del río. 

Por esa ubicación, en Testaccio hubo un puerto al que llegaban los suministros de la ciudad. Solían transportarse en ánforas y vasijas de terracota que fueron origen de una de las curiosidades del barrio, como es el Monte Testaccio. 

Se trata de una especie de montaña artificial compuesta de millones de fragmentos de estas ánforas, que cuando se rompían eran arrojadas a este improvisado vertedero.

Testaccio es un antiguo barrio obrero que se ha puesto de moda últimamente, revalorizándose hasta el punto de que el precio de muchas propiedades se ha disparado. 

Es una zona en plena mutación y remodelación en la que muchas fábricas industriales que quedaron abandonadas se han transformado en lugares de diferentes expresiones artísticas. 

Hoy en día, Testaccio es un barrio bastante moderno, no especialmente bonito, pero sí más auténtico y menos turístico. Ofrece una visión más genuina de la vida romana, más alejado del gentío y de las principales atracciones turísticas y más centrado en la vida cotidiana. 

En los últimos años se ha ido popularizando como destino para alojarse en Roma, con una atmósfera más relajada, dotado con una buena cantidad de mercados locales y restaurantes y, sobre todo, gracias a una oferta hotelera más económica.

Testaccio es una zona destacada por sus trattorias tradicionales y una rica cultura gastronómica, que incluye la famosa pasta alla carbonara

También ocupa un lugar destacado el mercado Testaccio, el principal de Roma, ideal para adquirir productos típicos de la gastronomía italiana, con amplia variedad de alimentos frescos, ingredientes locales y especialidades tradicionales en un ambiente bullicioso y frecuentado por los propios romanos. 

El barrio cuenta, también, con un animado ambiente nocturno, con una buena variedad de bares y discoteca, que atraen a estudiantes y público bastante joven.

Una de las principales desventajas de Testaccio es que se encuentra lejos de los monumentos y lugares más emblemáticos de Roma como para moverte a pie. Sin embargo, esto no es un inconveniente insalvable. El barrio está bien comunicado por transporte público.

uenta con varias estaciones de metro, como Pirámide, Circo Massimo o Garbatella que comunican en poco tiempo con lugares como el Coliseo. Igualmente, dispone de una línea de tranvía y autobuses públicos con los que se puede llegar sin grandes dificultades a zonas como Trastevere o Termini.

Además, Testaccio tiene algunos atractivos turísticos interesantes, como la única pirámide existente en Roma, construida hacia el año 12 a.C. como tumba para los restos de Cayo Cestio. 

Tras la pirámide hay un cementerio protestante muy bien mantenido, con tumbas de figuras italianas y extranjeras, como los poetas John Keats y Percy Shelley. 

A una distancia bastante accesible a pie se encuentran también las ruinas de las Termas de Caracalla y la basílica de San Pablo Extramuros, que conserva un hermoso claustro del año 1200. 

Otra visita cultural interesante es el museo de la Centrale Montemartini, que expone muchas estatuas, dentro de un peculiar entorno industrial.

En definitiva, Testaccio es una buena opción para alojarse en Roma por su autenticidad y ambiente local, y sus tarifas más asequibles en comparación con otras zonas más turísticas de la ciudad. 

(€€) Seven Suites: Si buscas un hotel moderno, puedes probar el Seven Suites. Está a diez minutos a pie de la estación de metro de Piramide. Las habitaciones incluyen TV de pantalla plana, Wi-Fi gratuito, minibar, hervidor eléctrico y artículos de aseo gratuitos para los huéspedes.

(€) Althea Inn Roof Terrace: El Althea Inn Roof Terrace es un hostal encantador. Se encuentra cerca de la parada de metro Piramide. Dispone de habitaciones de estilo moderno con aire acondicionado, conexión Wi-Fi gratuita, menaje para preparar café y té y TV de pantalla plana. Sirven un delicioso desayuno en la preciosa terraza de la azotea.

(€) Roma suite Piramide: El Roma Suite Piramide es un hostal ecológico que ofrece alojamiento asequible a pocos minutos a pie de la estación de metro de Piramide. Las habitaciones disponen de comodidades básicas pero confortables y algunas tienen balcón.

1 comentario en «Dónde alojarse en Roma: las 9 mejores zonas»

  1. Nosotros nos alojamos en un B&B bastante céntrico y fue un acierto. Roma es una ciudad que se puede recorrer andando en su mayor parte. Tener el alojamiento céntrico te facilita mucho el viaje.

    Un saludo,

Deja un comentario