Dónde alojarse en Verona: las 7 mejores zonas

Dónde alojarse en Verona

Verona es una de esas ciudades que tiene la belleza y el poder de provocar un «flechazo» desde el primer instante que uno pone los pies en ella. Si estás pensado en dejarte seducir por ella y necesitas información acerca de dónde alojarse en Verona, toma nota.

Dicen de Verona que es la ciudad más romántica de Italia y la ciudad de los enamorados

Dos epítetos de lo más acertados si tenemos en cuenta que sus calles y rincones fueron testigos de la tormentosa historia de amor entre Romeo y Julieta, los jóvenes protagonistas de la tragedia amorosa que el escritor inglés Shakespeare convirtió en un clásico de la literatura universal.

Pero este enclave de la región de Véneto no solo nos habla de amor, sino también de historia, pues carga a sus espaldas nada menos que 2.000 años. Además, atesora un legado arquitectónico excepcional, que le ha llevado a ser reconocida Patrimonio Mundial de la Unesco

Son especialmente importantes los de origen romano (es la ciudad que tiene más restos romanos de Italia, tras Pompeya y Roma), cuyo máximo representante es el anfiteatro Arena, que fue el tercero más grande del continente europeo.

Sin embargo, sus cautivadoras calles de estética medieval, que se extienden junto al río Adigio, también guardan preciosos castillos, bonitos palacios renacentistas, coquetas plazas, una larga retahíla de iglesias y una catedral preciosa.

Las 7 mejores zonas donde alojarse en Verona

Verona se ha convertido en una de las ciudades más visitadas de Italia, a la que cada vez más viajeros le declaran su amor. La historia de Romeo y Julieta es uno de los principales acicates, pero también lo es su precioso patrimonio arquitectónico y su importancia histórica

A ello se suma que tiene una posición geográfica estratégica, pues está cerca de Venecia, Padua o Milán.

A diferencia de otras ciudades vecinas, el precio de los alojamientos es más económico. Aunque los hay de todas las categorías, lo cierto es que predominan los Bed & Breakfast. También hay muchas casas adaptadas a los viajeros con servicio de desayuno y acceso a baño compartido.

Aún así, hay diferencias económicas de unos barrios a otros, que no está de más saber, sobre todo si tienes un presupuesto limitado. 

Las zonas más caras para alojarse en Verona son el casco histórico y Porta Nuova. Por el contrario, son más baratas San Zeno, Borgo Trento, Cittadella, Veronetta, Verona Fiere.

1. Centro histórico, la mejor zona donde dormir en Verona

La parte más vetusta, que ocupa el corazón de Verona, atesora los puntos más relevantes de su callejero y un excelso catálogo de tesoros arquitectónicos. Tanto es así que está declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Plaza Bra-Castellvecchio

La plaza Bra ostenta el honor de ser la más grande de la ciudad y una de las más grandes del país. Está rodeada de un buen número de cafeterías, trattorias y bares y presidida por la estatua de Víctor Manuel II, primer rey de Italia. 

La decoran preciosos edificios como el palacio neoclásico Barbieri, que es la sede del Ayuntamiento de la ciudad, o el de la Guardia.

Aunque el gran reclamo es el Arena de Verona, que, tal y como hemos avanzado, es el tercer anfiteatro más grande del continente europeo. 

Conocido popularmente como el hermano pequeño del Coliseo romano, se construyó hace más de 2.000 años para acoger los populares ludi -juegos-, los espectáculos de gladiadores y las luchas con bestias que atraían a gentes de toda la región. 

Su excelente acústica lo convirtió, a partir de 1913, en un recinto de ópera y lírica. De hecho, es el escenario del popular Festival de Verona, consagrado a la ópera. Por él han pasado estrellas de la talla de Plácido Domingo o María Callas.

A menos de diez minutos caminando, a orillas del río, se levanta Castelvecchio. Este castillo se levantó en el siglo XIV para defender la ciudad. Hoy acoge el museo Cívico de Arte, que permite adentrarse en el pasado medieval de la ciudad.

La plaza Bra da acceso a la vía Mazzini, que es la arteria vertebradora del casco antiguo. Llega hasta la monumental plaza de Ebre, es peatonal y está repleta de tiendas de recuerdos y de moda tanto de marcas italianas como internacionales.

Plaza de Erbe-Casa de Julieta

Otro de los puntos de parada obligatoria en la zona vieja es la plaza de Erbe, que es la más antigua del callejero veronés. 

Se levanta sobre el antiguo foro romano, cuyos restos se encuentran, junto a otros romanos, en el Área Arqueológica degli Scavi Scaligeri, ubicado entre la plaza de Erbe y de los Señores.

La preside la fuente Madonna y la custodia la torre medieval de Lamberti, que es el edificio más elevado de Verona con 84 metros de altura. Desde lo alto la panorámica de la ciudad es espectacular.

A modo de curiosidad, se compone de dos campanas, cada una de las cuales tiene su nombre y funciones propias. 

La más pequeña recibe el nombre de Marangona, y suena cuando hay incendios o para indicar las horas del día. La más grande es Rengo, que se usaba antiguamente para citar a la población al concejo.

Adyacente a ella, se encuentra la galería de Arte Moderno, que alberga una completa colección de pinturas italianas de los siglos XIX y XX. 

También se levantan otras bonitas construcciones como la torre del Gardello, que custodia el reloj más vetusto de Europa, el Domus Mercatorum, la antigua casa de los mercantes, el palacio Maffei o la monumental columna del león de San Marcos, que recuerda que la ciudad formó parte de Venecia.

Además, acoge el mercado de la ciudad, que está repleto de puestecitos con todo tipo de productos locales, presentándose una excelente oportunidad para adentrarte en los sabores locales.

Desde esta plaza se accede a la vía Capello, donde se encuentra la casa de Julieta, uno de los grandes reclamos turísticos de Verona. Desde el balcón de este precioso edificio gótico Julieta le juraba amor eterno a Romeo. 

Es un testigo de excepción de su historia, por lo que la foto en él es inexcusable. A los pies de dicho balcón, hay un bonito patio presidido por una estatua de bronce de Julieta. La tradición dice que si le tocas el seno a la estatua, hallarás el amor.

A diferencia de la casa de Romeo que es propiedad privada, a esta se puede acceder. La visita permitirá conocer más detalles de esta historia y de la época. Si sientes curiosidad por esta historia, puedes visitar la tumba de Julieta, que se encuentra cerca de la plaza Bra.

Plaza de los Señores-catedral de Verona

Cruzando el arco de la Costa, se accede a esta coqueta plaza. La preside la bonita estatua de Dante, que rinde al creador de La divina comedia, a quien la ciudad tuvo el honor de acoger. 

La embellecen la coqueta iglesia románica de Santa María Antica y los Sepulcros Escaligeros, que son representantes de honor del arte funerario de época medieval.

Cerca del puente de piedra que salva el río Adigio, se encuentra la catedral o el Duomo de Verona, uno de los tesoros del patrimonio veronés. 

Construida sobre los restos de dos iglesias paleocristianas, luce una fachada románica sobria pero preciosa. En su interior destacan las bonitas bóvedas góticas y las gigantescas pilastras de mármol rosa.

Con tales características, el casco antiguo es la parte del callejero más monumental, poética, más céntrica y, por lo tanto, más recomendable para dormir en Verona

Ni que decir tiene que siendo una zona tan turística los servicios de todo tipo como tiendas, cafeterías, restaurantes y demás abundan. 

La oferta de alojamientos es bastante variada, pero son los más caros de la ciudad. De hecho, resulta complicado encontrar opciones por menos de 90 € la noche.

2. S. Zeno, alojamiento barato cerca del centro

San Zeno se extiende junto al río Adigio, a menos de dos kilómetros del casco viejo. Su principal atractivo turístico es la basílica de San Zenón, que data del siglo V. Consagrada al patrón de la ciudad, es una de las iglesias románicas más importantes del norte de Italia

También es una de las más bonitas, especialmente su fachada al estar decorada por un gigantesco rosetón, que representa la rueda de la fortuna, y arcos con bajorrelieves de mármol. 

La custodia una espigada torre almenada y un campanario de más de 70 metros de altura. Su interior está decorado con impresionantes frescos medievales y paneles de bronce, que te sorprenderán.

Muchos viajeros la visitan para ver su cripta. Tal y como explica Shakespeare en la obra, fue el lugar donde se casaron en secreto Romeo y Julieta.

Al lado, se levanta la iglesia de San Procolo, que guarda los restos del cuarto obispo de la ciudad. Lo interesante de esta construcción son los frescos de diferentes épocas que guarda en su interior, especialmente La última cena.

Perderse por las calles de este barrio, que desprenden un ambiente sumamente evocador, es de lo más recomendable para palpar la auténtica esencia de Verona.

Por lo que respecta a los alojamientos, predominan los B&B, aunque también hay algunos de categoría media. La mayoría se concentran en las inmediaciones de la basílica. 

Así que si no quieres gastarte demasiado presupuesto en hospedarte, este barrio se perfila como una buena opción para dormir en Verona.

3. Cittadella, donde dormir en Venecia cerca del centro en una zona tranquila

Este barrio, que limita el oeste con San Zeno y al este con el casco antiguo, es principalmente residencial y, por lo tanto, tranquilo

Constituye una dirección de referencia para los que buscan disfrutar de la gastronomía local, pues aglutina bastantes restaurantes de cocina italiana tradicional y una interesante oferta de gastronomía india y china.

Atesora algunos atractivos como el museo de los Frescos, que expone una interesante colección de frescos y antigüedades de la Edad Media y el Renacimiento rescatadas de palacios destruidos. Aunque su auténtico reclamo es la tumba de Julieta, un sarcófago de mármol rojo.

Además, puede presumir de contar con dos monumentales puertas que datan del siglo XVI y que siguen siendo el medio de acceso a este barrio de la ciudad: Porta Nuova y Porta Palio

Fueron diseñadas por el arquitecto renacentista Michele Sanmicheli, y recuerdan la época en la que la ciudad estuvo abrazada por las murallas.

En Cittadella hay una extensa oferta hotelera, que incluye desde los más modestos a los más lujosos, con variedad de precios. A lo que se añade que está cerca del casco antiguo, por lo que se puede llegar dando un paseo. 

Así que si no encuentras opciones en el casco antiguo o quieres estar céntrico pagando menos, considéralo a la hora de buscar zonas para alojarse en Verona.

Además de este post sobre las mejores zonas donde alojarse en Verona también te puede interesar: Dónde alojarse en Roma, dónde alojarse en Venecia, dónde alojarse en Florencia

4. Borgo Trento, un barrio de Verona auténtico y próximo al centro

Este barrio está al otro lado del río Adigio, a unos 20 minutos del centro. Es pequeño, residencial y tranquilo, por lo que permite apreciar la forma de vivir y la cultura de los veroneses

Así que si quieres vivir a la italiana durante tu estancia, echa un ojo a los alojamientos de esta zona. Hay bastantes y todos ellos con precios bastante más asequibles que en el centro.

Está decorado con numerosos espacios verdes, siendo especialmente destacados los jardines del Arsenal, donde los locales acuden a relajarse y disfrutar de un poco de naturaleza.

Aglutina bastante restaurantes de cocina local, perfilándose una dirección de referencia para saborear platos típicos como los gnocchi con manteca, el risotto, la ricotta affumicata o el tradicional panettone

En sus calles también se cuelan un buen surtido de tiendas ultramarinos, comercios tradicionales, panaderías o pequeñas tiendas de ropa. En definitiva, es un barrio italiano de los de toda la vida.

El atractivo arquitectónico de Borgo Trento es el santuario de Nuestra Señora de Lourdes, que se encuentra en lo alto de una colina, desde donde las vistas a la ciudad son maravillosas. 

Es uno de los principales lugares de peregrinación, pues alberga la virgen del mismo nombre. Un lugar de visita recomendable si te sobra tiempo y quieres contemplar Verona a vista de pájaro.

Tal y como hemos anticipado, los hoteles son bastantes económicos, lo que permite disfrutar de los encantos de Verona sin gastarte mucho. Además, está muy próximo al centro, lo que lo convierte en una opción cómoda y preferente a la hora de alojarse en Verona.

5. Veronetta, alojamiento barato

Se extiende en el margen izquierdo del río Adigio, frente del casco histórico, del que dista unos 20 minutos caminando. Es el primer barrio del callejero veronés, por lo que tiene mucha historia que contar.

Por él han pasado los romanos, de quienes quedan vestigios excepcionales como el teatro. Se encuentra a los pies de la colina de San Pedro, entre el puente de piedra, que se construyó durante la época de máximo esplendor del Imperio, siendo el único original que se conserva de dicha cultura, y el puente Postumio. 

Data del siglo I a.C., época de gobierno del emperador Augusto, y fue considerado uno de los más importantes del norte de Italia. Conserva en perfecto estado el graderío o la cávea, parte del escenario y algunos arcos decorativos.

Con el paso del tiempo, estos espacios originales se restauraron, de modo que hoy acoge diversos espectáculos, especialmente representaciones teatrales.

En la parte este del teatro se encuentra la iglesia de Santos Siro y Libera, a la que se accede por una preciosa escalera barroca. Destaca su fachada, que conserva el pórtico adosado añadido en el siglo XIV.

Junto al teatro, está el museo Arqueológico, que permite saber un poco más sobre la historia y la cultura romana en Verona. Allí podrás ver los restos y las piezas halladas tanto en el teatro como en la ciudad, entre los que se encuentran mosaicos, piezas funerarias, estatuas, jarrones…

En este histórico barrio hay una buena colección de iglesias que constituyen un reclamo para los amantes de la arquitectura religiosa. La más vetusta es la de San Esteban, que luce una bonita y sencilla fachada románica y atesora preciosos frescos en su interior. 

También merecen un visita la de Santi Nazaro y Celso, con un campanario veneciano y ventanales renacentistas, y la iglesia renacentista de San Giorgio con su bonita cúpula. 

Su interior guarda joyas pictóricas como El martirio de San Jorge, del Veronés, o El bautismo de Cristo, de Tintoretto.

En esta zona también podrás visitar el castillo de San Pietro. Se ubica en el cerro del mismo nombre, al que se puede llegar subiendo las escaleras que parten del puente de piedra o en el funicular. 

Es el lugar más panorámico de la ciudad, desde donde las vistas a esta, al casco antiguo, al teatro y al río son espectaculares.

El barrio también alberga el museo de Historia Natural, que ocupa el interior del palacio renacentista Pompei. Es uno de los más completos de Italia

Alberga 20 salas repletas de material y piezas de geología, prehistoria, zoología e incluso botánica, siendo especialmente destacadas los fósiles, la mayoría de los cuales procede de las estribaciones de las cadenas montañosas de los Dolomitas.

Veronetta aúna historia, cultura y autenticidad, por lo que te recomendamos tenerla presente como opción para alojarse en Verona. Aunque hay menos hoteles que en el casco antiguo, hay buena oferta de Bed&Breakfast económicos.

6. Porta Nuova-Verona Fiere, bien comunicado y recomendable para viajes de negocios

Porta Nuova se encuentra al sur del casco antiguo, a menos de 20 minutos caminando. Esta tranquila zona toma su nombre de la monumental puerta del mismo nombre.

Diseñada por Michele Sanmicheli, se construyó en el siglo XVI con el objetivo de renovar y reforzar las defensas de Verona iniciadas por los romanos con la construcción de murallas. 

Merece la pena detenerse a contemplar su fachada, en la que toman el protagonismo los referencias clásicas.

Muy cerca está la estación Verona Porta Nova, que da acceso al tren y al autobús. Así que es una alternativa cómoda y funcional para alojarse en Verona si llegas en dichos medios de transporte o tienes pensado realizar excursiones a ciudades cercanas como, por ejemplo, Venecia. 

Hay muchas opciones de alojamientos, pero no son demasiado económicas, especialmente las cercanas a la estación.

Al sur de esta zona está Verona Fiere. La traducción al español es barrio ferial, pues acoge algunas de las ferias y organizadores más importantes de la ciudad.

Entre ellos cabe destacar Veronafiere, que promueve actos y exposiciones relacionadas con la agricultura, Fieragricola, un multitudinario evento relacionado con la agricultura y energías renovables, o Vinitaly , que se ha convertido en un referente para los amantes de la enología. 

Dormir en Verona en esta zona es una buena idea si estás interesado en este tipo de eventos, si tu visita es por motivos laborales o quieres alojarte en un barrio con menos trajín que el centro.

Verona Fiere no es la zona más monumental o con más atractivos turísticos, pero está muy bien comunicada con el corazón de la ciudad y es tranquila la mayor parte del año. 

Además, los hoteles son grandes y suelen ser bastante económicos, a excepción de las fechas en las que hay algún evento.

7. Borgo Milano, donde alojarse en Verona cerca del estadio de fútbol

Este barrio se extiende al oeste del callejero veronés, a unos 15 minutos del casco antiguo

Moderno y cosmopolita, está articulado por la calle Corso Milano, que aglutina una extensa oferta de bazares, tiendas de moda, supermercados y un buen número de cafeterías, trattorias o restaurantes de cocina local, ideal para disfrutar del shopping y de la buena cocina.

Aquí también se encuentra el estadio de fútbol Marcantonio Bentegodi, que es la casa del equipo de fútbol A.C. Chievo Verona, donde puedes acudir a disfrutar de un partido e incluso de un concierto, pues suelen celebrarse bastantes.

Dispone de una oferta interesante de hoteles que, además, tienen precios bastante económicos. Por lo tanto, si no te importa estar un poco más alejado del centro, puedes alojarte aquí.

Categorías Italia

Deja un comentario