Dónde alojarse en Murcia: las mejores zonas

Dónde alojarse en Murcia

¿Cuáles son las mejores zonas donde alojarse en Murcia? Fácil respuesta. Todas las zonas del centro. Murcia es una ciudad pequeña donde no hay que romperse mucho la cabeza para escoger zona. Aún así si quieres afinar más el tiro en este post elaboro en profundidad sobre los mejores barrios donde dormir en Murcia.

Las mejores zonas donde alojarse en Murcia

Murcia dispone más de 4.000 plazas hoteleras diseminadas en los distintos barrios que conforman su callejero, que además tienen precios muy económicos

No obstante, hay diferencias entre unos y otros y también entre los barrios, pues cada tiene su propia idiosincrasia, atractivos y rasgos distintivos.

Por ello, conviene conocer los detalles para sacar el máximo partido a tu escapada. Así, las zonas más caras para alojarse en Murcia son el centro y los barrios del este. Por contra, los más baratos son los barrios del norte y los del sur.

1. Centro, la mejor zona donde alojarse en Murcia

Formado por una decena de barrios, el centro de Murcia concentra los atractivos monumentales más solicitados, la mayoría en el casco viejo. El máximo exponente es la catedral de Santa María, ubicada en la plaza del Cardenal Belluga. 

Con un estilo arquitectónico que aúna pinceladas góticas, renacentistas y barrocas, está jalonada por un bonita torre, que puede presumir de ser la segunda más alta de España tras la Giralda, desde cuyas alturas se disfruta de la ciudad a vista de pájaro. 

Su interior posee joyas arquitectónicas como la capilla de los Vélez, un órgano neogótico con 4000 tubos y una magnífica cúpula estrellada.

La Plaza del Cardenal Belluga también acoge el Palacio Episcopal, cuyo valor y belleza estriban en la policromía de su fachada y las reminiscencias clásicas de su portada; y el edificio Moneo, que luce una portada compuesta por pilares de piedra amarilla organizados en forma de partitura musical, que le imprime un toque moderno a esta neurálgica plaza.

Las calles del centro murciano también guardan otros edificios emblemáticos como la iglesia de Santo Domingo, la capilla del Rosario, el teatro de Romea, el Ayuntamiento, con una preciosa fachada neoclásica, y el Casino, cuyo interior constituye un auténtico museo gracias a sus salas o ‘peceras’, el patio árabe o el vestíbulo neobarroco.

El mercado de Correos es una dirección de referencia para adentrarse y disfrutar de los sabores murcianos y las tapas más tradicionales como los boquerones en vinagre, los caracoles en salsa, la hueva y mojama o la marinera. Aunque también se puede tapear rico, abundante y económico en los bares de la plaza de Las Flores o la de Santo Domingo.

Aquí también se encuentran las principales calles comerciales como Trapería y Platería, donde las tiendas se alternan con un sinfín de casas señoriales, y paseos con solera como la Glorieta España.

Así que para quienes desean combinar el disfrute del legado patrimonial murciano con las compras y el tapeo o viajan por negocios, el centro se presenta una opción preferente para alojarse en Murcia. 

Como ventaja añadida, concentra un buen número de hoteles, aunque los precios son un poco más caros que en otras zonas siguen siendo baratos si los comparamos con otras ciudades de España. En líneas generales, el costo de un hotel de 4 estrellas oscila entre los 50 € y los 60 €.


2. Distrito centro-este, excelente opción donde dormir en Murcia

El distrito centro-este está formado por los barrios de La Catedral, San Bartolomé, San Juan, San Lorenzo y Santa Eulalia. El primero ocupa el centro de la ciudad y está presidido, tal y como su nombre sugiere, por la catedral, el casco antiguo y las calles comerciales de la Trapería y Platería.

A continuación se encuentra el barrio de San Bartolomé, que puede presumir de contar con la calle más vetusta del callejero murciano, la calle actor Díaz Mendoza

Tiene algunos atractivos monumentales como la iglesia de San Bartolomé, cuyo interior atesora un amplio catálogo de joyas escultóricas; gastronómicos como el mercado de Verónica, donde puedes adquirir productos locales; y naturales como el jardín botánico del Malecón, que constituye un lugar de peregrinación para los amantes de las flores y las plantas.

San Juan también ocupa el centro del callejero, perfilándose como una opción a considerar a la hora de alojarse en Murcia para quienes desean estar cerca de todo. 

Incluye una pequeña porción del casco antiguo y, por lo tanto, algunos de sus atractivos monumentales como las iglesias de San Bartolomé y San Juan de Dios, que es una de las sedes del museo de Bellas Artes de Murcia.

No muy lejos y ocupando el centro, está el barrio de San Lorenzo. De orígenes medievales, hoy es uno de los más tradicionales y auténticos de Murcia. Está presidido por la iglesia del mismo nombre, que es una excelente muestra del neoclasicismo, y la bonita plaza de Santo Domingo.

Santa Eulalia, que igualmente está muy céntrico y forma parte del casco antiguo, es un barrio con una gran tradicionalidad religiosa. De hecho, en Semana Santa se convierte en el epicentro de la festividad, pues de aquí parte una de las procesiones más antiguas de Murcia.

Conserva los restos de las antiguas puertas y murallas árabes, cuya historia y evolución recoge el Centro de Interpretación. 

También cuenta con diversas opciones de ocio como la plaza de toros, el estadio de fútbol de la Condomina, que es la casa del UCAM Murcia, el museo de Bellas Artes, que permite adentrarse en la pintura murciana desde el siglo XVI al XIX, y la iglesia de Santa Eulalia, que es uno de los pocos ejemplos del barroco-rococó que quedan en la ciudad.

Cualquiera de estos barrios es una opción interesante para alojarse en Murcia, pues forman parte del corazón de la ciudad y, por lo tanto, están cerca de las principales atracciones monumentales, de la zona de tapeo y compras. 

Los precios varían de unos barrios otros. Grosso modo, en Santa Eulalia un hotel de 4 estrellas cuesta entre 45 € y 50 €; en Catedral, entre 60€ y los 65 €.


3. Barrios del sur, zonas tranquilas y más económicas

San Pedro, el Carmen (a efectos prácticos en la parte sur del centro) o Infante Juan Manuel son algunos de los barrios que conforman el sur de la ciudad. 

El primero es uno de los más antiguos de la ciudad, que además esconde lugares con encanto como la plaza de las Flores, así llamada porque es el punto de venta de flores, especialmente el día de Todos los Santos.

En la zona también se encuentran la iglesia de San Pedro, el jardín botánico del Malecón, el callejón de Bodegones o Arzobispo Simón López, direcciones de referencia para degustar los sabores locales.

También tiene mucha relevancia el barrio del Carmen, ya que, tal y como hemos comentado, acoge la estación de tren, siendo una excelente opción a la hora de alojarse en Murcia para quienes tienen en mente hacer excursiones a ciudades próximas o simplemente estar bien comunicados.

Por su parte, el barrio Infante Juan Manuel, es uno de los más jóvenes y, por lo tanto, modernos de la ciudad. Es tranquilo y de carácter residencial, por lo que la oferta hotelera es muy discreta, pero económica.

Aunque más alejados del centro, los barrios del sur constituyen una opción a considerar para quienes no quieren gastar demasiado presupuesto en alojamiento. Aquí se puede reservar un hotel de 3 estrellas cuesta entre 40 € y 45 €.


4. Estación de tren, ideal para dormir en Murcia bien comunicado

La estación de tren se encuentra en la plaza de la Industria, en el barrio del Carmen, que es uno de los más poblados y transitados de la ciudad. Presta servicios de media y larga distancia y regionales a ciudades próximas como, por ejemplo, Alicante. 

Así que para quienes llegan a la ciudad sobre raíles o tienen en mente moverse a enclaves cercanos se presenta una buena opción para alojarse en Murcia.

Conocido entre los murcianos como «el barrio», es uno de los más antiguos del callejero al ser el primero que se construyó fuera de las antiguas murallas. El río Segura le imprime carácter y, además, configura su trazado y el tipo de construcciones. 

Por ello, aquí toman el protagonismo los molinos harineros, que decoran la orilla del río y datan de 1806, y los puentes, siendo especialmente destacado el de los Peligros o Puente Viejo, que es el más antiguo de la ciudad y lleva al centro.

La iglesia barroca de Nuestra Señora del Carmen es el principal monumento religioso, que en Semana Santa adquiere un gran protagonismo al ser punto de partida de las procesión los Coloraos, que sale el Miércoles Santo.

La oferta cultural está muy bien representada por el Museo de la Ciencia y el Agua, que acerca la ciencia de forma participativa y divertida a sus visitantes. Quienes quieran disfrutar de la madre naturaleza y desconectar, pueden acudir a los jardines de Floridablanca, uno de los rincones naturales más populares y con mayor encanto de Murcia.

Como ventaja añadida, no queda muy lejos del centro, al que se puede llegar dando un paseo o en bus, más concretamente en las líneas 9, 39 y 44. No hay tantos hoteles como en el centro, pero tienen precios más accesibles. Así, un hotel de 3 estrellas cuesta entre 40 € y 45 €.


Además de este post sobre las mejores zonas donde alojarse en Murcia también te puede interesar: Dónde alojarse en Valencia, dónde alojarse en Alicante, dónde alojarse en Benidorm

5. Barrios del norte, residenciales y muy poco turísticos

El distrito norte está formado por los barrios de San Antón, el Ranero, San Basilio y San Andrés, que tienen un carácter residencial. Desde el punto de vista turístico, el más interesante es San Antón. 

Además de ser el más moderno, posee atractivos que le dan movimiento como el jardín de la Seda, que constituye el lugar de recreo y esparcimiento de los vecinos, y el museo de la Ciudad, ubicado en la Casa López Ferrer, que permite conocer un poco más los orígenes, la evolución y la historia de Murcia. La iglesia de San Francisco Javier, que data del siglo XVII, también es digna de mención.

Por su parte, el Ranero es un barrio eminentemente residencial de reciente creación. El atractivo de San Basilio, antiguamente conocido como el barrio de la Lonja, estriba en la fiesta de las Tunas, que está declarada de Interés Turístico Regional. 

El barrio de San Andrés es posiblemente el más auténtico, pues en él la tradición religiosa y las cofradías tienen un gran peso, que encuentran su máximo esplendor en la iglesia de Nuestro Padre Jesús. Aquí también se encuentra la estación de autobús.

Tranquilo, residencial y muy cercano a la huerta, el distrito norte es una buena alternativa a la hora de alojarse en Murcia para quienes buscan zonas auténticas y baratas y no demasiado lejanas del centro.


6. Aeropuerto

El aeropuerto de Murcia, también conocido como el aeropuerto de Corvera, se sitúa a 25 km del centro de la capital murciana. Abrió sus puertas hace poco y opera vuelos nacionales e internacionales, constituyendo una de las vías de entrada y salida a la comunidad más importantes. 

Así que alojarse en sus inmediaciones es una buena opción para quienes prefieren estar cerca del aeródromo y no quieren perder tiempo en desplazamientos. La oferta hotelera es muy interesante, concentrándose en las poblaciones cercanas, y con precios aptos para todos los presupuestos.


Foto: Shutterstock

Categorías España

Deja un comentario