Dónde alojarse en Montreal: las 8 mejores zonas

Dónde alojarse en Montreal

¿Buscas información sobre las mejores zonas donde alojarse en Montreal? Para que puedas escoger con conocimiento de causa hemos recopilado las zonas más populares para dormir en Montreal, junto con sus puntos de interés más destacados y algunas indicaciones sobre alojamiento en cada una de ellas.

Situada en una isla del río St. Lawrence, Montreal es la mayor ciudad de la provincia canadiense de Quebec. Llamada así por la colina de tres picos Mount Royal, Montreal es una ciudad con una historia tan rica como en constante evolución. 

Habitada por primera vez por los pueblos de las Primeras Naciones hace 4.000 años, Montreal pasaría a convertirse en un destacado asentamiento francés y, finalmente, en una metrópolis cosmopolita con más de 1.700.000 habitantes.

Las posibilidades de cosas que hacer y ver en esta ciudad canadiense son infinitas: los amantes de la gastronomía, las compras, los aficionados a la cultura y los devotos de la historia encontrarán innumerables atractivos con los que mantenerse bien entretenidos. 

Desde las calles centenarias del Old Montreal hasta el vibrante Downtown, Montreal es una ciudad que gusta a la gente y que seguro a tí también te encandilará.

Las mejores zonas donde alojarse en Montreal

1. Old Montreal, la mejor zona donde alojarse en Montreal

Este impresionante barrio histórico se remonta a principios del siglo XVII. Es una zona cuya visita es esencial en todo viaje a esta ciudad. Old Montreal te sumergirá en la fascinante historia de la ciudad.

Situado cerca de la orilla del río St.  Lawrence y abarca varias manzanas adoquinadas, y rebosa de lugares emblemáticos, mercados, museos, tiendas, tesoros arquitectónicos y algunos de los mejores bares y restaurantes de la ciudad. 

La Place d’Armes es un lugar ideal para empezar tu visita. Aquí se encuentran edificios como el antiguo Banco de Montreal o los impresionantes edificios Aldred y New York Life, de estilo art decó. 

Al sur se encuentra la basílica de Notre-Dame, donde se casó nada menos que la mismísima leyenda musical Céline Dion.

Los visitantes pueden admirar el Ayuntamiento de Montreal, erigido entre 1872 y 1878 por Alexander Cowper Hutchison y Henri-Maurice Perrault e inspirado en el Hôtel de Ville Tours de Francia. 

El cercano mercado de Bonsecours que se remonta a 1847 es otra visita imprescindible. En este mercado podrás curiosear y comprar su interminable oferta de arte, ropa, joyas, antigüedades y artículos especiales fabricados en Quebec.

Desde allí, da un paseo por la calle más antigua de Montreal, Saint-Paul, que ofrece algunas de las imágenes más populares de la ciudad, así como muchas cosas que hacer y ver a lo largo de su paseo. 

Junto con numerosas tiendas, galerías y restaurantes, la calle Saint-Paul acaba convirtiéndose en la plaza Jacques-Cartier, que lleva el nombre del explorador francés que reclamó Canadá para Francia en 1535.

Los amantes de la historia querrán visitar la Pointe-à-Callière, un museo dedicado a la historia y la arqueología del Old Montreal, desde los pueblos originarios hasta la eventual colonización europea.

El museo se encuentra incluso en un yacimiento arqueológico excavado por el que los visitantes pueden pasear y sumergirse por completo. 

El Château Ramezay, construido en 1705, también es una visita interesante, ya que fue el primer edificio de Quebec en ser reconocido como monumento histórico, y además alberga un museo dedicado a las primeras épocas de la ciudad.

Si te llama la atención esta zona para dormir en Montreal no te faltarán opciones de alojamiento, tanto en el barrio como en sus alrededores, muchos de los cuales se encuentran en edificios y residencias centenarias. 

Debido a su gran popularidad, Old Montreal puede resultar algo prohibitivo para los bolsillos más humildes. Si buscas alojamiento barato en Montreal, tendrás más opciones en otros barrios.

2. Downtown, para dormir en Montreal en pleno centro en un barrio que tiene de todo

Si Old Montreal es el alma de la ciudad, el Downtown es sin duda su centro neurálgico. En este animado distrito se reúnen los estudiantes universitarios, trabajadores y compradores y se mezclan en las numerosas cadenas de tiendas, centros comerciales, bares, restaurantes y establecimientos que pueblan su callejero.

Para ir de compras una dirección de referencia es la Rue Sainte-Catherine, mientras que Crescent Street es perfecta para tomar un cóctel después de las compras. 

El Museo de Bellas Artes, con más de 41.000 obras de todo el mundo, así como el histórico Museo McCord, son dos paradas notables que merecen la pena. 

Los amantes de lo curioso y lo macabro estarán en su elemento en el Museo Redpath de la Universidad McGill, un museo de ciencias naturales que muestra desde cabezas reducidas hasta momias egipcias y huesos de dinosaurio. 

En el Downtown también se encuentra el barrio chino de Montreal, fácilmente reconocible por sus impresionantes puertas.

Una atracción que no debes perderte es el mirador de Montreal, Au Sommet PVM, situado en la planta 46 del edificio de oficinas y centro comercial Place Ville-Marie. 

Aquí podrás disfrutar de las mejores vistas de la ciudad. También podrás ver una exposición interactiva y quizás comer en el restaurante más alto de Montreal, Les Enfants Terribles, situado en la planta 44.

Los amantes del buen comer se sentirán abrumados por la oferta de esta zona de Montreal, con todos los estilos de comida imaginables, incluyendo innumerables food trucks, panaderías, y mercados especializados.

Dado que el centro de la ciudad alberga un buen número de festivales y eventos durante todo el año, desde el Festival de Jazz de verano hasta los espectáculos de invierno, puedes estar seguro de que si escoges el Downtown para dormir en Montreal tu estancia será de todo menos aburrida.

Encontrarás un buen número de hoteles, hostales y alquileres privados en el centro y sus alrededores, con precios que varían según la temporada. 

3. Plateau Mont-Royal, dónde alojarse en Montreal para familias y parejas

El tranquilo barrio de Plateau Mont-Royal es conocido por su ambiente estudiantil y sus idílicas casas adosadas, lo que lo convierte en un lugar excepcional para familias y parejas que buscan un ambiente más íntimo. 

Gracias a sus numerosos bares, cafés y a su variedad de restaurantes, Plateau Mont-Royal es el destino perfecto para una cita nocturna, con un montón de teatros, galerías y lugares con eventos musicales o culturales para completar la noche.

El parque Mount Royal es un lugar perfecto para pasear con vistas al lago y a la montaña, que ofrecen un telón de fondo realmente inolvidable. 

También está el Parc Sir-Wilfrid-Laurier, famoso por sus preciosos jardines, sus altísimos árboles, sus campos deportivos e incluso una piscina pública. 

Cuando estés listo para seguir descubriendo el barrio, te espera el Écomusée du Fier Monde, una antigua casa de baños pública de estilo art decó y museo. 

Aquí los visitantes pueden explorar la vida de los residentes de la clase trabajadora de Montreal y conocer los importantes cambios sociales y económicos que se produjeron gracias a sus esfuerzos.

El Teatro Rialto, Sitio Histórico Nacional de Canadá, se construyó entre 1923 y 1924 con un estilo barroco como cine. Ahora es un popular lugar de eventos en el que los visitantes pueden asistir a uno de los espectáculos que se ofrecen durante todo el año.

En la zona del Plateau Mont-Royal también se encuentra la iglesia católica romana Saint-Jean-Baptiste, diseñada por Alphonse Raza e inaugurada en 1875. 

Aunque la iglesia ha sufrido muchas transformaciones debido a los incendios, su interior de estilo barroco, con hermosas vidrieras, la convierte en un atractivo turístico que vale la pena visitar.

El público tiene a su disposición frecuentes conciertos y visitas guiadas.

El Plateau Mont-Royal cuenta con una buena oferta alojativa, a precios algo inferiores que los de Old Montreal y el Downtown.

También te puede interesar: Dónde alojarse en Vancouver

4. Mile End, excelente para ir de compras

Aunque técnicamente se encuentra dentro del distrito de Plateau Mont-Royal, Mile End se merece una mención específica.

Se trata de un barrio de moda que alberga un gran número de boutiques vanguardistas, galerías de arte, tiendas vintage, tiendas de discos, bistrós, bares de estilo speakeasy y cafeterías.

En los últimos años, Mile End se ha consolidado como un destino gastronómico de primer orden. Aquí encontrarás todo tipo de restaurantes, desde los de la granja a la mesa hasta los mejores de la cocina internacional. 

Las familias con niños también pueden encontrar divertidos y sabrosos establecimientos con juegos de arcade y ping pong, entre otras diversiones. 

La popularidad de Mile End es tal que ahora se ofrecen visitas guiadas «foodie», con muchos recorridos designados para personas con sensibilidad alimentaria o peticiones especiales.

Además de por la gastronomía, Mile End es igualmente conocido por su dinamismo artístico y por las exposiciones que se celebran durante todo el año de la nueva generación de creadores de Montreal. 

Los talleres de técnicas mixtas, como Art Hive, NADine Samuel y el taller del artista de serigrafía Chris Robertson, ofrecen una visión única de la floreciente escena artística local, mientras que las galerías ya establecidas, como la Galerie Simon Blais y la Galerie-Espace, son noticia con frecuencia.

Debido a su popularidad como lugar para alojarse en Montreal no faltan hoteles y alquileres privados.

5. Quartier des Spectacles, donde alojarse en Montreal para salir de fiesta

El Quartier des Spectacles, el principal distrito cultural de Montreal, es un centro de actividad durante todo el año centrado en las artes. 

Con más de 40 salas de espectáculos y locales, además de otros 40 espacios de exposición y decenas de cines, no encontrarás una zona más diversa y emocionante para descubrir artistas nuevos y emergentes de todo el mundo.

La Place des Arts es el lugar perfecto para salir, ya que es el principal complejo que acoge durante todo el año festivales, conciertos e instalaciones al aire libre, y el adyacente Musée d’art contemporain es una visita que vale la pena incluir en tu lista. 

El cercano Quartier Latin cuenta con una serie de teatros, cines, bares y restaurantes que también merece la pena visitar.

A partir del atardecer podrán experimentar el Sendero Luminoso (the Luminous Pathway), un mágico plan de iluminación que guía a los clientes a través del esplendor creativo de Montreal.

En el Quartier des Spectacles se pueden encontrar hoteles de lujo, y en los barrios cercanos hay opciones más económicas.

6. Gay Village, un barrio tolerante con cultura gastronómica

Gay Village se caracteriza por un ambiente animado, una interesante cultura gastronómica, y por ser el lugar donde se celebra la diversidad y todos son bienvenidos al final del día. 

La calle peatonal Sainte-Catherine es el tramo más animado del barrio, donde los lugareños y los visitantes seguro que encontrarán su sitio en uno de los muchos y animados bares, salones, cafés y restaurantes. 

A la vuelta de la esquina se encuentra la calle Amherst, el lugar designado para las tiendas de antigüedades y las boutiques de moda.

La iglesia de Saint-Pierre-Apôtre, situada justo al lado de la calle Amherst, es una iglesia neoclásica que ahora alberga la Capilla de la Esperanza, dedicada a las víctimas del SIDA.

La Galerie blanc es una galería al aire libre que se compromete a permanecer abierta y accesible los 365 días del año. (El espacio principal de entrada se encuentra en la esquina de la calle Sainte-Catherine Este y la calle Wolfe).

Gay Village cuenta con una lista interminable de espectáculos y actuaciones al aire libre, y Complexe Sky es uno de los bares y salones LGBTQ más antiguos y grandes de Montreal, con jacuzzi y terraza en la azotea.

Los amantes de la comida se sentirán como en casa en Gay Village, ya que la zona es uno de los lugares más recomendados para salir a cenar.

Aunque Gay Village cuenta con varios hoteles boutique, también se pueden alquilar apartamentos privados.

7. Rosemont La Petite Patrie, dónde dormir en Montreal con tranquilidad

Este barrio, increíblemente bonito, es uno de los más atractivos de Montreal gracias a sus amplios espacios verdes, su ambiente acogedor y la abundancia de cafés, tiendas y restaurantes. 

Los eventos al aire libre son los pilares de la temporada cálida, y el cercano mercado al aire libre Jean-Talon es una visita obligada para los amantes de los productos locales y lácteos, los frutos secos, las aceitunas y la repostería dulce y salada.

Rosemont La Petite Patrie es donde se encuentra el Jardín Botánico de Montreal, una parada recomendada para visitantes de todas las edades e intereses. 

Los jardines albergan una impresionante colección de invernaderos, campamentos de día especiales para niños, un centro de botánica, una boutique de la naturaleza e incluso un maravilloso insectario, así como espectáculos interactivos y de cine. 

En octubre, los visitantes pueden disfrutar del festival de las linternas chinas, mientras que marzo es la época de las mariposas.

El Jardín Japonés de Montreal es un santuario de paz donde los visitantes pueden pasear entre los árboles bonsái -algunos de ellos de más de 100 años- y explorar los tranquilos arroyos, estanques, esculturas, así como visitar un jardín de té tradicional y una exposición con obras de arte de los supervivientes de Hiroshima.

En Rosemont La Petite Patrie también se encuentra la Pequeña Italia de Montreal, un barrio único y encantador en el que se pueden encontrar auténticos cafés italianos, charcuterías, restaurantes, tiendas de la esquina y boutiques, con eventos comunitarios durante todo el año. 

Muy cerca se encuentra Notre-Dame-de-la-Defense, una magnífica iglesia construida por inmigrantes italianos de principios del siglo XX en honor a la aparición de la Virgen en La Difesa.

En Rosemont La Petite Patrie hay muchos hoteles, bed & breakfasts y alquileres privados, y la naturaleza tranquila y discreta de la zona hacen de ella una zona ideal para alojarse en Montreal para parejas y familias.

8. Underground City, una zona ideal donde hospedarse en Montreal en los meses más fríos

La ciudad subterránea de Montreal es una red subterránea peatonal que cubre alrededor de 30 km de túneles que conectan el interior de varios edificios tipo complejos residenciales, centros comerciales, hoteles, etc.

RÉSO (que deriva de la palabra francesa réseau, o red) es como se conoce ahora a la Underground City debido a su red casi mítica de centros comerciales, edificios de oficinas, hoteles, salones de convenciones, lugares de actuación y escuelas, todo ello conectado a través de un sistema de transporte subterráneo utilizado por unas 500.000 personas cada día.

Construida inicialmente en 1962, la Ciudad Subterránea contaba con un sistema de metro plenamente operativo en 1966, y con el tiempo se incorporó una nueva ampliación. 

Los planificadores urbanos concibieron originalmente la idea de la Ciudad Subterránea como un medio para reducir el tráfico en la superficie y la congestión de los viajeros, así como para ofrecer una solución más cálida durante los fríos meses de invierno. 

Desde entonces, tanto los habitantes como los visitantes de Montreal han hecho uso de esta ingeniosa red, y la Underground City sigue evolucionando.

Aunque las compras y los restaurantes pueden parecer las principales atracciones de la Ciudad Subterránea, también se puede ver la última película en el Teatro Scotiabank o visitar el Museo de Arte Contemporáneo de Montreal, que está a un corto trayecto en metro a través de la estación Place-des-Arts.

Los visitantes que deseen alojarse en Montreal en la Underground City se encontrarán convenientemente conectados con todos los distritos más populares de Montreal y los lugares de interés.

Montreal cuenta con un sistema de transporte público excepcional, con pases de autobús y metro disponibles para diferentes bloques de tiempo. Si tienes previsto moverte mucho en transporte público, comprar una tarjeta OPUS es la mejor opción para ahorrar tiempo y dinero.

Deja un comentario