Dónde alojarse en Ginebra: las mejores zonas

Dónde alojarse en Ginebra

Las mejores zonas dónde alojarse en Ginebra son el centro histórico Saint Gervais – Grottes, Plain Palais, Pâquis, Eaux-Vives. Cada una por una serie de razones. Cada una es especialmente recomendada para un tipo de viajero. ¿Quieres saber cuál es la mejor para ti?

Ginebra es la segunda ciudad en población de Suiza por detrás de Zurich, aunque muy por delante en lo que importa más al viajero que se acerca a verla. Más importante en historia, en cultura, por la vistosidad e importancia de sus monumentos, destacada en paisajismo urbano y llamativa por su más que evidente toque de cosmopolitismo que le da la presencia de numerosos organismos internacionales. Algo que también es historia.

Ginebra habita la desembocadura del río Ródano en el punto en el que desagua en el Lago Leman, un punto que es una de las puertas naturales para acceder a los Alpes que forman su horizonte visual cuando el tiempo lo permite.

Las mejores zonas donde alojarse en Ginebra

El centro histórico, Saint Gervais – Grottes, Plain Palais, Pâquis, Eaux-Vives y, por diferente motivo, la zona del aeropuerto internacional son los barrios, los distritos y las zonas recomendadas para encontrar alojamiento en Ginebra. Por estos motivos, vamos por partes, vamos de parte a parte de Ginebra.

1. Cité – Old Town

El casco viejo de Ginebra está formado por un rosario de calles de corto recorrido que remiten a un pasado medieval y alrededor de las cuales se ordenan plazas con mucho encanto donde no faltan restaurantes, cafés, museos, galerías de arte (como las de Jacques de la Béraudière e Insolite) y algunos de los conjuntos históricos más destacados de la capital suiza.

A los no iniciados en Ginebra, siempre les llama la atención la localización en alto del centro, unos 25 metros por encima del lago. Algo lógico si se tiene en cuenta la necesaria previsión sobre las crecidas del lago y un medio para para defender la ciudad en otras épocas.

En el centro, no hay que dejar de ver la Catedral de San Pedro, la llamada Maison Tavel y el Ancien Arsenal.

La Catedral de San Pedro es una de las figuras destacables del skyline del centro de Ginebra. El edificio actual se asienta sobre un templo romano del siglo IV y sus muros vieron las predicaciones protestantes de Calvino. El conjunto es hoy una fusión muy curiosa de estilos arquitectónicos empezando por su fachada neoclásica que llama la atención por su austeridad.

La Maison Tavel acoge el museo de la ciudad, un hito que pone fácil comprender la evolución de Ginebra a lo largo del tiempo y cómo se han producido los cambios en los estilos de vida de los ginebrinos. El Ancien Arsenal, el Viejo Arsenal, es una construcción militar que fue depósito de artillería que ilustra la lucha de Ginebra por mantener su integridad e independencia.

En el centro, hay que pasarse por dos plazas con nombre propio, la Place du Bourg-de-Four y la de Treille Promenade. La Place du Bourg-de-Four es el centro del centro de Ginebra. Un lugar que coincide con el del mercado romano de hace dos milenios.

Ahora el mismo sitio está lleno de tiendas de lujo y de primeras marcas. Un entorno perfecto para tomar un café en cualquiera de las terrazas de las cafeterías o de los restaurantes que rodean la plaza. Tres locales de restauración son clásicos en la plaza, el de Bourg-de-Four, el de La Clémence y el de au Carnivore.

En época navideña, la plaza se engalana con filas de luces y con una decoración vintage más que apropiada. Por si lo cuadra, en la plaza también hay una tienda de chocolates suizos que es la excusa perfecta para llevar un regalo de vuelta a casa o para hacerse un autorregalo.

Una curiosidad. En el centro de Ginebra, hay un pasaje cerrado que data de tiempos medievales. Se trata de un recorrido techado muy estrecho que se abre sólo dos días al año, en diciembre, durante el Festival l’Escalade.

Para hacer compras en la zona, otra recomendación, la rue du Marché, para descansar, los jardines del Parc des Bastions que conserva el famosísimo Muro de la Reforma que representa las imágenes idealizadas y monumentalizadas de los promotores históricos del Protestantismo.

El centro histórico, a pesar de lo que pudiera parecer, no tiene muchos hoteles y los que hay no son precisamente baratos para alojarse en Ginebra varios días. El autobús 36 para junto a la catedral, a poca distancia, en la zona de la Universidad, tiene paradas las líneas 3, 5 y también 36 que facilitan la movilidad entre distritos.

Alojamiento en Cité – Old Town

2. Saint Gervais – Grottes

Este barrio del centro norte de Ginebra es un distrito residencial con un aire aún muy burgués bohemio en el que viven apenas del 10% de los vecinos de la ciudad. Son pocos pero su voz se ha hecho oír en una lucha sin cuartel por defender la identidad de sus construcciones antiguas.

Aún así, quizás la atracción más llamativa del distrito sean los edificios Schtroumpfs (‘Pitufos’), conjuntos de fachadas de aspecto un tanto cómico y colorista que atraen sí o sí a las cámaras de los turistas que se dejan caer por esta parte de la ciudad.

En todo el distrito se pueden ver tiendas de segunda mano, cines pequeños, teatros aún más pequeños y lugares donde aprender a bailar en también pequeñas academias. Saint Gervais – Grottes es un barrio con un marcado acento cultural.

Su ambiente nocturno tiene fama. Hay cafés de aires parisinos como el Gervaise, el Gavroche o el des Arts et Métiers que tienen público fiel los fines de semana. El Nathan Café tiene ambiente marcadamente homosexual. Más. En el Parc des Cropettes se celebra en los últimos días de junio un festival de jazz, el de AMR.

Saint Gervais – Grottes puede ser calificada como la zona que ofrece más comodidades para hospedarse en Ginebra. Ya sea por estar cerca de la estación central o porque presenta una mayor oferta y, éso, la competencia, acaba por equilibrar los precios a la hora de elegir donde dormir en Ginebra.

Alojamiento en Saint Gervais – Grottes

3. Plain Palais

Plain Palais es una zona de ocio y de perfil comercial. En realidad Plain Palais es una superficie abierta con servicios en una plaza. La plaza tiene forma de rombo. El lugar está situado en la zona centro sur del casco histórico de Ginebra.

La gente acude a Plain Palais atraída por su mercado de antigüedades y por los puestos de productos agrícolas frescos de la zona. En el mercado de antigüedades hay artículos de segunda mano baratos que pueden ser toda una ganga.

En el mercado agrícola también hay productores que vienen de la cercana Francia con productos de gran calidad: frutas, quesos, hortalizas, mermeladas, champiñones y muchos derivados lácteos.

También podrás encontrar muchos puestos de comidas internacionales y una dulcería completa para dar la vuelta al mundo de pastel en pastel. El mercado funciona los sábados desde muy temprano de la mañana hasta las cinco de la tarde.

Los miércoles se celebra otro mercado agrícola aunque mucho más reducido. En momentos, señalados del año, el lugar cambia de uso y se convierte en el espacio de referencia de eventos y atracciones.

Los circos que llegan a Ginebra, se acomodan en esta zona, y durante algunas fiestas locales, se levantan montañas rusas desmontables y tiovivos para los más pequeños. También es un lugar de encuentro para jóvenes que se reúnen para salir de marcha durante los fines de semana y los que lo hacen para patinar en una pista cercana que tiene espacio para pedalear.

Plain Palais está llena de bares, cafeterías y restaurantes con sus terrazas que son una delicia en los días de verano cuando las temperaturas de Ginebra son más agradables.

La zona de Rue de l’Ecole-de-Médecine y la parte de Bains, que están al lado, son el centro de la vida nocturna del lugar. El Café Remor, el Moulin Rouge y el pub Lady Godiva son los locales de moda más recomendados en Plain Palais.

Una curiosidad, en Plain Palais hay un monumento dedicado a los zombies, mide dos metros de altura y, en realidad, es un homenaje a Mary Shelley, la autora de ‘Frankenstein’. La escultura está en la zona noreste de la superficie.

En la zona, no hay que dejar de ver el Museo Patek Phillippe, un exquisita exposición dedicada a los relojes, y el cementerio local, donde están enterrados los restos del escritor Jorge Luis Borges.

Hay muchas formas de llegar a Plain Palais. Las líneas de tranvía 12 y 15 tienen parada en la zona, las líneas de autobuses 1, 27 y 32 también tienen paradas en Plain Palais. En el lado oeste de la plaza hay un supermercado, también baños públicos gratuitos y existe un aparcamiento de bicicletas.

Para alojarse en Ginebra, el distrito es una de las zonas más económicas de la ciudad, en especial, los apartamentos ¿Los motivos?: la cercanía de la universidad y la oferta de alojamiento para estudiantes.

Alojamiento en Plain Palais

4. Pâquis

Pâquis es el barrio internacional, de ocio nocturno, rojo, por más señas, y objetivo para los que aman comer como lo hacen los locales. El nombre le viene al sitio de la palabra francesa equivalente a pastizal. Originariamente la zona estaba formada por campos de cultivos de cereales. Pero, de éso, hace mucho tiempo.

En Pâquis, hay que acercarse a Bains de Pâquis, una extensión de terreno ganada al agua en la que la gente toma el sol y se baña en modo playa (en verano). Los baños turcos, las saunas, quedan para los días de invierno en la misma zona.

El distrito tiene un largo paseo junto al lago que es un encanto para caminar en los días de mejor tiempo, con sus jardines y sus monumentos a la princesa Sissi que vivió y murió en Ginebra y del duque Carlos II que donó su patrimonio a la ciudad a cambio de un monumento conmemorativo.

También hay que dejarse caer por la place Des Alpes, un remanso de paz y de vegetación. Recomendación: desayunar en el Cottage Café para comenzar el día a la suiza… y bien.

La rue de Lausanne que bordea Pâquis por el poniente es otra de las calles famosas de la ciudad. Dos iglesias de esta parte de la ciudad son muy significadas, la Iglesia de las Naciones que atiende los servicios de la comunidad internacional adscritos a los organismos de la ONU y la católica de la Santísima Trinidad, con su arquitectura difícil de clasificar. Pâquis es de las zonas más baratas del centro para hospedarse en Ginebra.

Alojamiento en Pâquis

5. Eaux-Vives

La zona es al mismo tiempo un gran parque urbano y un barrio, más bien, las calles de la zona que lo rodean en el centro sureste de Ginebra. Junto al paseo principal -lo mejor de la zona junto al parque- se pueden ver unas piedras emergiendo del agua del lago que no dicen nada si no se sabe qué son.

Se trata de dos rocas naturales de la época de la glaciación que se usaban para medir oficialmente las alturas en Suiza. Son referencias. Cerca está la Jet d’Eau, el famoso chorro de agua del lago de Ginebra que lanza su tiro hasta los 140 metros de altura.

En la zona, se encuentran las mejores heladerías de la ciudad (Gelatomania y Arlecchino). Hay que decir que Eaux-Vives es con diferencia la zona más tranquila del centro de la ciudad.

El distrito está conectado con el resto de la ciudad con las líneas de autobuses 1, 2, 6, 9, 10, 21, 25, 33, 61, E, G y G+. También con la del tranvía de la 12.

Hay hoteles pequeños y complejos de apartamentos para dormir en Ginebra que pueden resultar interesantes, aunque los precios son algo más elevados que los de sus homólogos españoles.

Alojamiento en Eaux-Vives

6. Aeropuerto

Del Aeropuerto Internacional de Ginebra, se dice que es uno de los mejores del continente europeo. Está muy cerca de la ciudad, a apenas cinco kilómetros del centro. El movimiento de sus pistas es increíble, un avión sale o aterriza en ellas cada minuto y medio.

La excelencia de esta instalación aeroportuaria le viene en parte de sus buenas conexiones con la ciudad. Y es que al aeropuerto se puede llegar en autobús, en taxis, en limusinas y, por supuesto, en microbuses lanzadera con los que es posible acercarse a los hoteles de la zona.

Los viajeros pueden conseguir 80 minutos de viaje gratuitos en transporte público sólo con retirar un tique en la zona de recogida de equipajes. El tren suele tardar unos siete minutos en llegar al centro de Ginebra. Para los viajeros que han de esperar, a 500 metros de la terminal hay un aparcamiento gratuito de tres horas.

El Aeropuerto Internacional de Ginebra tiene su propia zona comercial que está junto a la estación ferroviaria, en la zona este de las instalaciones. Hay un supermercado que está abierto todos los días hasta las nueve de la noche. La zona libre de impuestos de la terminal está, como es lógico, en la zona de salidas tras el área de control de equipajes.

Hay una serie de hoteles situados a muy poca distancia del aeropuerto, en el entorno de unos tres kilómetros a la redonda (una docena de alojamientos). Unos hoteles que están bien conectados por carretera, que son más económicos que los del centro de la ciudad.

Escoger esta zona para quedarse en Ginebra es una alternativa funcional, y puede ser una opción ideal si se busca alojamiento en Ginebra y si se va a estar en la ciudad de paso o por espacio de no más de dos días.

Alojamiento en Aeropuerto

Ginebra hace buenos los tiempos tranquilos y relajados suizos. Sólo hay que probar.

Si vas a viajar por Suiza además de este artículo sobre las mejores zonas donde alojarse en Ginebra también te interesará: Dónde alojarse en Zúrich

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here